Qué hacer (y qué no) si decides viajar solo en un crucero

Los cruceros tiene diversas actividades y trucos para que los viajeros solitarios puedan socializar. Foto: Carnival.

Qué hacer (y qué no) si decides viajar solo en un crucero

El precio del billete, la cabina, las atracciones y hasta las comidas están organizadas para parejas. ¿Pero qué sucede si uno quiere viajar solo?

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

24/10/2019 - 18:55h

En un crucero uno está más protegido que nunca: hay un ejército de tripulantes a su servicio, el pasajero no tiene ni tiempo de aburrirse, y el viaje transcurre en un entorno seguro. Sin embargo, el que quiere viajar solo se encuentra algo desprotegido cuando comprueba que casi todo está estructurado en la famosa ‘base doble’.

Pero por suerte hay alternativas para que los viajeros solitarios puedan disfrutar sin impedimentos. Y las navieras, siempre ávidas de buscar un nicho de negocio, cada vez son más flexibles con este tipo de pasajeros.

El gran escollo

La gran traba para animarse a viajar solo es económica: todas las tarifas, y sobre todo las promociones, se promocionan con una ocupación doble. Contratar un viaje en un camarote con dos plazas, en muchos casos, implica pagar un sobrecoste del 100%.

Hay compañías que tienen recargos del 100% si se viaja solo, pero otras apenas llegan al 25%. Eso sí, los sobrecostes más reducidos son de las navieras más exclusivas

Por suerte varias compañías cambian de política y seducen a los viajeros en solitario con un recargo del 50% o 25% sobre la tarifa en base doble, como son los casos de Crystal Cruises, Regent, Seabourn y Hurtigruten.

Eso sí: las navieras más flexibles suelen ser las más exclusivas, que ya tienen precios mucho más elevados que las ‘majors’ del sector.

Pero en épocas de promociones, como las que se ofrecen para la temporada media-baja, suelen haber tarifas con importantes descuentos que justifican pagar el suplemento.

pareja balcon
Casi todos los servicios y tarifas están organizadas en base doble. Foto: Carnival.

Camarotes individuales

Con tal de seducir a más pasajeros, muchas navieras están rediseñando sus barcos y ofrecen camarotes para una persona, ya sea de un tamaño menor o en formato de estudios.

[Para leer más: Cuáles son los mejores (y peores) camarotes en un crucero]

Varios barcos de Norwegian Cruise Line como Escape, Getaway, Breakaway y Epic cuentan con habitaciones preparadas para viajeros solitarios.

También siguen esta senda Saga Cruises, Cunard, Fred Olsen, Royal Caribbean y P&O Cruises, entre otras.

La opción de compartir

A muchas personas no les resulta del todo agradable compartir camarote con un desconocido. Pero si se trata de ahorrar, varios dejan de lado los perjuicios, sobre todo los viajeros más jóvenes.

Hay muchos foros, tanto de compañías de cruceros como de medios especializados, donde hay personas que buscan compañeros de viaje para compartir camarote

Pero lo ideal es que entre ambos interesados haya un encuentro previo. Para ello una alternativa es consultar los foros de los medios especializados o de las compañías de crucero, donde muchas personas buscan compañeros de viaje.

estudio epic
Camarote tipo estudio en Norwegian Epic. Foto: Norwegian Cruise Line.

Varias navieras, sobre todo de cruceros fluviales, tienen programas para que los interesados en compartir camarotes se conozcan antes. Inclusive la empresa se encarga de consultar intereses en común para buscar las mayores coincidencias posibles.

También hay agencias especializadas en organizar viajes para singles. Una alternativa que usan es que todos los futuros cruceristas sin compañía se conozcan en un evento previo, ideal para romper el hielo. Además suelen tener a algún animador que organiza actividades para que socialicen entre ellos.

A bordo

Generalmente en los barcos pequeños, como los que realizan viajes por ríos, es más fácil socializar, porque uno se encuentra con las mismas caras una y otra vez.

[Para leer más: ‘Solo travellers’ o por qué viajar en solitario te hace viajar mejor]

En los cruceros más grandes hay un gran número de actividades que abren la puerta a conocer personas; sobre todo en las que se requiere una pareja, como juegos o concursos de preguntas y respuestas.

las clases a bordo se combinan con visitas gastro oceania cruises 16 643x397
Las excursiones son un buen punto de partida para conocer a otros pasajeros. Foto: Oceania Cruises.

Las excursiones también pueden ser una manera de pasarla bien con gente que recién se conoce, sobre todo si son de grupos reducidos.

Algunos quizás tengan más habilidades para socializar en la discoteca, pero para otros bailar es un obstáculo insalvable. No hay por qué preocuparse, porque compañías como Fred Olsen cuentan con animadores para la pista que ayudan a buscar compañero bajo las luces y la música.

Cruceros temáticos

En los cruceros temáticos la ventaja para socializar es que muchos pasajeros tienen intereses comunes. Estos pueden ser centrados en temas gastronómicos, históricos, literarios o de moda, entre otras opciones.

Al compartir intereses en común, muchos cruceros temáticos son un ámbito fácil de socializar a través de talleres, excursiones y catas

Allí se organizan talleres, seminarios, catas de productos, excursiones y otras actividades que son ideales para entrar en un grupo cuando se está solo, sobre todo porque se suelen realizar con pocas personas.

En las comidas

Las comidas pueden ser un buen ámbito para conocer compañeros de viaje. Sentarse en una mesa con las mismas personas puede ser una bendición si hay química entre los integrantes, pero es difícil de sobrellevar si los otros integrantes tienen poco interés en abrirse al mundo.

[Para leer más: Diez secretos para disfrutar de la gastronomía a bordo de un crucero]

Si la naviera tiene una política flexible con la organización de las comidas, se puede consultar al maître de cambiar de ubicación.

uniwordl paris 16 643x397
Los cruceros fluviales, por su menor tamaño, ayudan a que los pasajeros puedan socializar. Foto: Uniworld.

Sino, la alternativa es probar otros restaurantes a bordo. En alguna ocasión quizás solo se vean mesas con parejas, pero si se detecta un grupo de personas más grande, no hay que tener miedo a pedir permiso para sumarse a la mesa.

Tarjetas a mano

Hay cruceros de 300 o 700 personas. Ya es un número importante. Pero otros gigantes de los mares pueden trasladar hasta 6.000 pasajeros. ¿Cómo encontrar a potenciales compañeros de viaje en semejante multitud?

Un truco es confeccionar tarjetas con el nombre y el número de camarote. En caso de que en la cena, el bar o en donde sea uno se sintió cómodo con esas personas, la puede entregar para que se puedan volver a encontrar. Y disfrutar el viaje en compañía.