Ritz-Carlton y Marriott preparan los torpedos

Ritz-Carlton contará con al menos cinco yates de lujo para el 2022.

Ritz-Carlton y Marriott preparan los torpedos

Ritz-Carlton prevé contar con al menos cinco barcos de lujo nuevos, mientras Marriott lanza una nueva marca para competir contra Royal Caribbean y Silversea

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

22/06/2018 - 17:25h

La llegada de Ritz-Carlton al mercado de los cruceros puede desatar una nueva guerra en el sector, sobre todo en el segmento más lujoso de los viajes marítimos de placer.

La marca de hoteles, perteneciente al grupo Marriott, lanzará en 2020 un crucero que refleja el lujo que la caracteriza. Se trata de una embarcación de 190 metros de eslora (largo), que podrá acoger a 298 pasajeros en 149 suites con balcón privado, además de dos suites de ático dúplex adicionales de 138 metros cuadrados.

El interiorismo, con modernos toques minimalistas, es diseñado entre Ritz-Carlton y la firma Tillberg Design de Suecia. El restaurante Aqua presentará los platos del tres estrella Michelin Sven Elverfeld, a cargo de los fogones del hotel de esta cadena en Wolfsburgo, Alemania.

Más cruceros de lujo

No será el único yate: en el 2021 habrá otros dos cruceros similares cruzando los mares. Y el consejero delegado de Ritz-Carlton Yatch Collection, Douglas Prothero, dijo a Travel Weekly que la hotelera tendrá “más yates” en los próximos años

No sabe exactamente cuántos (“creo que seis u ocho embarcaciones no será un problema para nosotros”, dijo), pero por lo menos habrá cinco mega yates de lujo de la marca Ritz-Carlton hacia el 2022.

Marriott prepara el abordaje

Pero Ritz-Carlton no será la única marca con su línea de cruceros de lujo. Marriott está dispuesta a diversificar otras marcas de su grupo en el sector del negocio náutico.

“Las otras compañías de crucero están preocupadas porque saben que no nos detendremos con Ritz-Carlton”, dijo Prothero.

“Cualquiera de nuestras marcas de hoteles puede lanzarse como una línea de cruceros. No competiremos con nuestros mismos productos. Ritz-Carlton puede mantenerse en el sector del lujo más distinguido, y tenemos otras marcas para explotar productos premium o premium más exclusivos”, describió el directivo.

Ganar fidelidad

Uno de los rasgos clave de la estrategia de Ritz-Carlton es aprovechar el renombre de Marriott y sus marcas, así como de sus programas de fidelidad.

Marriott apuesta por tener diferentes líneas de crucero asociadas a sus 32 marcas de hoteles

Hace un mes que se pusieron en venta los pasajes para los primeros pasajeros de los mega yates de lujo, y dos de cada tres clientes nunca antes había viajado en un barco de crucero. El anzuelo no es tanto el viaje en sí, sino la oportunidad de ser parte de una experiencia a cargo de Ritz-Carlton.

Y mientras que la industria del crucero suele vender un 75% a un 80% de los billetes por medio de agentes de viajes, en el caso del crucero de esta hotelera hay un mayor porcentaje de ventas directas, lo que evidencia la fidelidad de los clientes a la marca.

Colisión contra Royal Caribbean

La expansión de Marriott en el negocio de los cruceros de lujo se produce en simultáneo a la absorción de Silversea por parte de Royal Caribbean, la mayor compañía del mundo.

La naviera norteamericana pagó 860 millones de euros por el 67% de Silversea, pero tendrá que destinar otros 1.718 millones de euros para solventar las deudas de la segunda.

Silversea Cruises es una de las compañías más lujosas de la industria de los cruceros. Con sede en Mónaco, cuenta con nueve barcos con capacidad para 100 a 600 pasajeros.

Los tamaños más pequeños de sus embarcaciones les permiten atracar en puertos secundarios o en sitios fuera de los radares turísticos. Además, como en el caso de los mega yates de Ritz-Carlton, esto permite una personalización del servicio más exclusiva, y los pasajeros están dispuestos a pagar más por evitar la aglomeración de los mega cruceros como el Symphony of the Seas.