Todo lo que podrás hacer a bordo del MSC Bellissima… y nunca olvidar

Recién estrenado, el MSC Bellissima tendrá este verano Barcelona como puerto base. Foto MSC.

Todo lo que podrás hacer a bordo del MSC Bellissima… y nunca olvidar

Os contamos algunos datos y anécdotas del que se ha convertido, por derecho propio, en uno de los cruceros de la temporada

Gonzalo A. Pérez

Barcelona

13/04/2019 - 17:17h

Hablar de las impresionantes cifras del nuevo barco de MSC es no hacer justicia a su concepción como producto para amante de los cruceros. 172.000 toneladas, capacidad para 5.600 pasajeros, casino, cuatro piscinas una de ellas cubierta y otra en el exclusivo Yatch Club y teatro de 1.000 m2. Este año será el barco principal con el que MSC pretende realizar más de 140 escalas en Barcelona junto con el, también nuevo, SeaView.

Como viene siendo habitual en la naviera, en el Bellissima encontrarás una oferta gastronómica que recorre desde las tapas -con un Hola Tapas bar concebido por el mismo Ramón Freixa-, a la comida japonesa, pasando por la italiana (en el barco se elabora todos los días su propia pasta), y el dulce (con dos heladerías a bordo y una chocolatería del mismo Jean Philipe Maury como viene siendo marca de la casa. Todo ello sin olvidar una oferta enológica que recorre sin prisa los cinco continentes con referencias de cada uno de ellos.

La experiencia Cirque du Soleil at Sea goza de tal popularidad que, a menudo, es difícil encontrar plaza para asistir a ella una vez se está embarcado

[Para leer más: Los nuevos y más espectaculares cruceros de 2019]

Cirque du Soleil a bordo

Sin embargo, un ejemplo de por qué es injusto hablar sólo de cifras está en su último gran espectáculo a bordo concebido junto al Cirque du Soleil de cuyo impresionante despliegue técnico os hablábamos hace unos días.

Los espectáculos del Cirque du Soleil en los barcos de MSC son tan impactantes como en tierra firme. Foto: MSC Cruceros.
Espectáculo Syma a cargo del Cirque du Soleil.

Durante los dos años que tarda en construirse un barco como el Bellissima, la multinacional canadiense del entretenimiento trabajó con MSC para dar luz, no sólo una serie de actuaciones que tardan un año en ser perfeccionadas, sino codiseñando un espacio a pie de astillero, el Carrousel Lounge (cuyo coste ronda los 20 millones por barco) para poder ejecutar a la perfección y llevar a extremos nunca vistos los números artísticos a bordo de un crucero.

La clase Yatch de MSC ofrece acceso a áreas exclusivas como el Top Sail Lounge, piscinas privadas o suites con mayordomo particular y acceso directo al spa

Esto, sin duda, es apostar no sólo por el entretenimiento sino, además, por alianzas que hacen distintiva a una marca.

A día de hoy, la experiencia Cirque du Soleil at Sea goza de tal popularidad que a menudo es difícil encontrar plaza para asistir a ella una vez se está embarcado. No es para menos; los números que se presentan en el Bellissima como Valèria o Syma impresionan y emocionan por su calidad artística y la altísima complejidad de su ejecución, con alrededor de 200 personas por actuación.

Un yate dentro de un crucero… o viceversa

Según palabras del presidente de MSC Spain, Emiliano González, la voluntad de la naviera nacida de la mano de la familia Aponte estriba no sólo en querer ofrecer un servicio excelente sino, además, demostrar que esta voluntad siempre quiere ir a más. De ahí surgió, hace más de diez años, la clase Yatch, que ofrece en los barcos de MSC acceso a áreas exclusivas como el Top Sail Lounge (situado en la proa del barco), una piscina privada o las suites -95 en el caso del Bellissima- con mayordomo particular y acceso directo al spa.

Cuando se pisa un barco como el Bellissima, uno no siente que ha comprado un pasaje de un crucero sino, más bien, la obligación y el permiso de disfrutar y exprimir cada uno de sus rincones

Yatch Club MSC Bellissima.
Yatch Club MSC Bellissima.

Pero también, esa exclusividad es patente en el resto de áreas; ningún barco de la Mediterranean Shipping Company es idéntico a otro y, sin embargo, todos parecen tocados por la misma pasión por hacer las cosas de una muy determinada manera. ¿Gracias a qué?

[Para leer más: Relax a bordo, estos son los cruceros wellness del momento]

Exprimir cada rincón del barco

Cuando se pisa un barco como el Bellissima, uno no siente que ha comprado un pasaje de un crucero sino, más bien, la obligación y el permiso de disfrutar y exprimir cada uno de sus rincones. Es claramente perceptible que hay un hilo conductor entre todos los cruceros de la compañía: el placer de viajar de un modo alegremente hedonista que no convierte la exclusividad en algo encorsetado. Aquí es donde el Bellissima, al igual que sus hermanos, más que barcos son sumas de momentos en los que el lujo se disfruta de una manera radicalmente igualitaria, sin abrumar, sin hacerle a uno pertenecer ni a ligas ni a clases.

Los barcos de MSC están guiados por hilo conductor común: el placer de viajar de un modo alegremente hedonista que no convierte la exclusividad en algo encorsetado

Uno de los responsables de ello es el estudio de Marco de Jorio, maestro del interiorismo italiano que ha dejado su impronta en 14 barcos de la casa ayudándola a evolucionar hacia ese concepto de lujo accesible y permitiéndola huir de la estética de bingo flotante venido a más. Algo tristemente habitual hace unos años en el gremio.

Galeria Bellissima a bordo del MSC Bellissima.
Galeria Bellissima a bordo del MSC Bellissima.

Añadiremos un dato más: todos los diseños de los barcos de MSC son supervisados por la señora Aponte, esposa del propietario de la firma. Hablamos, por tanto, más de la manera de hacer las cosas de una empresa familiar que de una naviera al uso.

Cuatro nuevos barcos ‘ultra-luxury’

La clase Yatch ha conseguido patentar un modo de entender la exclusividad dentro de la casa. Como hemos dicho, dentro de un barco como el SeaView o el mismo Bellissima se puede acceder a una zona en la que reinan la tranquilidad o la restauración de alto nivel (se acaba de incorporar al portfolio de chefs de la naviera el biestrellado Harald Wohlfahrt) para dejar paso, cuando uno lo desea, a un innumerable abanico de actividades en las zonas comunes del barco. Eso sin tener en cuenta las escalas y excursiones programadas para todos los gustos.

Todo el mundo en el crucero está invitado a una fiesta en donde cada cual encontrará su sitio con un nexo común: la Gallería Bellissima

Diversión para todos

Mientras los más pequeños disfrutan en las salas ‘Lego’ o ‘Chicco’ y un taller de creatividad, los adolescentes o más mayores podrán disponer de una cancha de baloncesto con vista al mar, simuladores del Fórmula 1, gimnasio e, incluso, una discoteca donde podrán convertirse en DJs por unas horas.

MSC Bellissima Parque Acuatico.
Parque acuático en el MSC Bellissima.

Conclusión: todo el mundo está invitado a una fiesta en donde cada cual encontrará su sitio con un nexo común: la Gallería Bellissima, la calle central del crucero, cubierta por la mayor pantalla de plasma habida en un barco y que sirve de escenario para paseos, compras y, por supuesto, fiestas a bordo.

Mercado de ultralujo

El portfolio de viajeros que contratan la clase Yatch ha llevado a la marca a dar el siguiente paso. Emiliano González confirma que, a partir de 2023, y con una inversión de 2.000 millones de euros, la naviera bautizará cuatro barcos (uno por año hasta el 2026) que, con una capacidad para no más de 1.000 pasajeros (500 suites y verandas), “evolucionarán la clase Yatch hacia un segmento aún más exclusivo”.

La alegría y el mar no entienden de años. Y bien que sabe de esto la madrina de este barco, la siempre inigualable y divertida Sofía Loren. Nunca podría ser otra

La pregunta clave es; ¿necesita una naviera, que ya es la segunda en el mundo en capacidad de transporte de mercancías, desplegar, mantener y reinventar continuamente una flota de cruceros? Económicamente, es obvio que no parece haber razón alguna. Estratégicamente, hay sectores menos arriesgados… El único motivo, entonces, lo encontramos en la pasión por el mar.

Restaurante MSC Bellissima.
Restaurante MSC Bellissima.

Y barcos como el Bellissima consiguen que esa pasión se transmita de una manera igual para cualquier viajero sin importar edad. Porque la alegría y el mar no entienden de años. Y bien que sabe de esto la madrina de este barco, la siempre inigualable y divertida Sofía Loren. Nunca podría ser otra.