Más lejos imposible: así es el único crucero que llega al Polo Norte

Solo hay una embarcación en el mundo que puede llegar al Polo Norte. Foto: Poseidon Expeditions.

Más lejos imposible: así es el único crucero que llega al Polo Norte

Solo hay un barco en el mundo que puede romper muros de hielo de tres metros para llegar al Polo Norte. Ya toman reservas para los viajes del año que viene

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

09/07/2019 - 12:22h

Cada vez hay más cruceros de expedición al Ártico, pero solo uno puede llegar hasta el auténtico extremo del mundo. Se trata del barco 50 Años de la Victoria, una embarcación rusa de 160 metros de largo que es capaz de romper barreras de hielo de tres metros de grosor para alcanzar un hito: el Polo Norte.

La compañía Poseidon Expeditions organiza tres viajes en el verano de 2020 desde Murmansk (Rusia), hasta el punto que marca los 90 grados de latitud norte.

[Para leer más: El Ártico: próximo boom de los viajes en crucero]

A diferencia de Polo Sur, donde hay bases científicas, aquí es la soledad más absoluta, porque este punto no está sobre tierra firme, sino que es una gigantesca masa de hielo que cubre todo el casquete polar.

El barco científico convertido en crucero

Poseidon Expeditions lleva 20 años organizando viajes a regiones remotas, entre cruceros de lujo a la Antártida y a destinos del Ártico como las islas de Svalbard, la Tierra de Francisco José e Islandia.

polo norte 6
Los pasajeros del '50 años de la Victoria' festejan la llegada al Polo Norte. Foto: Poseidon Expeditions.

El barco 50 Años de la Victoria es una embarcación construida con fines científicos y de carga. Cuenta con un reactor nuclear capaz de generar 75.000 caballos de fuerza que le permite romper la gruesa pared de hielo que se encuentra en el extremo norte del planeta.

El barco ‘50 Años de la Victoria’ es capaz de romper hielos de tres metros de grosor para llegar hasta el extremo norte del planeta

Esta embarcación realiza viajes al Polo Norte desde 2001, y ya son más de 4.300 pasajeros que pudieron alcanzar este hito extremo a bordo de este rompehielos.

Qué hacer durante el viaje

Una vez que el barco llega al polo el grupo de pasajeros y tripulantes desciende al punto donde el GPS marca los 90 grados de latitud norte. La celebración incluye una barbacoa y paseos en helicóptero para tener una fantástica visual del rompehielos en un lugar único.

polo norte 3
El barco es capaz de romper hielos de tres metros de grosor. Foto: Poseidon Expeditions.

En los 13 días que dura el viaje los zodiacs de la embarcación acercan a los 124 pasajeros hasta la isla de Francisco José, de soberanía rusa, donde se pueden ver las tiendas de los primeros exploradores y ser testigo de una abundante fauna de aves marinas, osos polares y cetáceos como las ballenas boreales.

Adaptado para viajes de cruceros

Al ser un barco científico el 50 Años de la Victoria no tiene el toque sofisticado de los cruceros de lujo que navegan por los mares helados del norte.

Sin embargo tiene todas las comodidades necesarias para disfrutar de un viaje de placer. El rompehielos nuclear cuenta con siete tipos de suites diferentes, desde pequeños camarotes dobles de 14 metros cuadrados hasta la suite Artika, de 33 metros cuadrados, que está equipada con sofás, tv con DVD, cafetera, jacuzzi y refrigerador.

polo norte 2
En la Tierra de Francisco José es posible descubrir morsas, aves y ballenas. Foto: Poseidon Expeditions.

[Para leer más: Los cruceros de expedición se visten de lujo]

A bordo hay un restaurante donde un chef prepara comidas autóctonas rusas e internacionales, y entre las atracciones hay un gimnasio, un sauna, una piscina cubierta, un bar donde se suelen organizar conciertos de música y un salón en el se realizan talleres que explican las características del mundo ártico y las historias de las expediciones.

En la Tierra de Francisco José es posible ver las tiendas que dejaron los primeros exploradores de la región y descubrir la abundante fauna ártica

También es posible visitar la inmensa sala de máquinas y pasar un buen rato en el puente junto al capitán Dimitry Lobusov (con 30 años de experiencia en viajes árticos) y su tripulación.

El precio de este viaje va desde los 26.760 euros por pasajero hasta los 38.213 que cuesta alojarse en la suite más grande.