Cuáles son los peores asientos en un avión (y como evitarlos)

La elección de asientos puede marcar la diferencia en la experiencia del vuelo.

Cuáles son los peores asientos en un avión (y como evitarlos)

Hay asientos y asientos. Junto al baño, sin apenas espacio, que no se reclinan o que no cuentan con ventanilla. Pero hay trucos para no comprarlos

Mar Nuevo

Madrid

27/02/2019 - 14:21h

Atrapado en el asiento del medio y en la última fila del avión, donde sumas a la incomodidad de la invasión de tu espacio los ruidos constantes del lavabo. ¿Se te ocurre algo peor para un viaje? Quizás sí, que sea de largo radio. Pero hay algunos trucos para asegurarte de que nunca te vuelva a suceder acabar en el peor asiento del avión.

Y es que algo tan sencillo como elegir bien tu sitio puede marcar la diferencia en la experiencia de vuelo, desde un asiento que no se reclina a la proximidad de los tripulantes manipulando las comidas o los pasajeros haciendo cola para el baño.

Las últimas filas y los asientos del medio son los objetivos a evitar en cualquier vuelo

[Para leer más: los secretos mejor guardados de los aviones]

Mapa de asientos de avión

La parte posterior es, sin duda, el objetivo a evitar. Además de las molestias mencionadas en este lugar se perciben más las turbulencias y, por otra parte, implica ser de los últimos en abandonar la aeronave.

Además de las últimas filas, los asientos del medio tampoco son más deseados por razones obvias -a la estrechez del asiento se suma la presión de los pasajeros a ambos lados, así como la lucha latente por los reposabrazos-, así como los que se encuentran frente a las salidas de emergencia, ya que suelen tener una reclinación limitada por si el avión debe ser evacuado.

Los asientos en las salidas de emergencia, aunque disponen de más espacio para las piernas, suelen ser más fríos y no permiten llevar a mano nuestros objetos personales

Hay que tener en cuenta, además, que estas últimas, aunque ofrecen algo de espacio adicional para las piernas, suelen ser más frías que las de alrededor, por lo que deberemos llevar un jersey extra.

Además, no permiten llevar cerca el equipaje de mano (no tenemos el espacio de almacenamiento debajo de asiento que está delante) y suelen ser las preferidas por familias con niños, precisamente por el espacio extra, por lo que no aseguran ser asientos silenciosos.

La clase turista premium de Iberia.
La clase turista premium de Iberia ofrece espacio adicional a los pasajeros.

Cómo evitar los peores asientos

Aunque crea conocer la configuración del avión, aplicaciones como SeatGuru de TripAdvisor pueden servir de gran ayuda. En este caso, la web y app ofrece mapas de aeronaves, opiniones y fotos de otros pasajeros, y lo más interesante, un sistema de colores para identificar los mejores y peores asientos en cada aerolínea.

Plataformas como SeatGuru, Seatmaestro, Seat Expert, Expert Flyer, Seat Plans, Skytrax y Seatlinks ofrecen mapas de asientos de los principales aviones y aerolíneas para ayudar a escoger correctamente

Según este código, se pueden detectar fácilmente los asientos con reclinación limitada, proximidad al lavabo, ventanas desalineadas o espacios reducidos. En el extremo opuesto, también identifica los mejores asientos con espacio extra para las piernas o de almacenamiento.

[Para leer más: guía actualizada de los asientos más seguros de un avión]

También incluye información sobre los servicios en vuelo así como la política de equipaje, check in, menores no acompañados o vuelos con bebés o mascotas.

Seatmaestro, Seat Expert, Expert Flyer, Seat Plans, Skytrax y Seatlinks son otras plataformas similares.

El momento de elegir

Con toda esta información, la elección puede resultar más sencilla, especialmente si se hace el check in anticipado, lo que permite más opciones de escoger.

Muchas aerolíneas cobran recargos por los asientos más solicitados, como las salidas de emergencia, mientras que otras cobran por el mero hecho de elegir plaza

Hay que tener en cuenta también que muchas aerolíneas cobran recargos por los asientos más solicitados, como las salidas de emergencia, mientras que otras cobran por la mera selección. En ese caso, la pelota vuelve a nuestro tejado porque ¿cuánto vale para ti la comodidad frente al ahorro?

No obstante, elegir un asiento con anticipación ni siquiera es garantía total de que podrá finalmente ocuparlo. La mayoría de compañías se reserva el derecho a cambiar las asignaciones de asientos si es necesario, mientras que problemas de mantenimiento o de horarios podrían obligar al transportista a cambiar de avión con un diseño de asientos diferentes.

Llegar a la puerta de embarque en el último minuto también podría provocar que la aerolínea asuma que no va a presentarse y ceda su asiento a otra persona.

En esos casos, solo queda preguntar al sobrecargo lo antes posible –y lo más educadamente posible- qué alternativas están disponibles.