Delta Air lines apuesta por Virgin

Delta Air lines apuesta por Virgin

La aerolínea norteamericana adquiere el 49% de las acciones de la compañía por 277 millones de euros

11/12/2012 - 17:20h

Un avión de Virgin
Delta Air Lines apuesta fuerte por Virgin Atlantic. La aerolínea ha adquirido el 49% de las acciones de la compañía británica --que en la actualidad pertenecían a Singapore Airlines-- por 277 millones de euros, con el fin de crear una nueva empresa que aumente la competencia entre Reino Unido y Norteamérica. Con este anuncio, se confirma una de las operaciones más comentadas en el sector. De hecho, el pacto ha despertado el recelo del consejero delegado de International Airlines Group (IAG), Willie Walsh, quien mantiene una agria polémica con su homólogo en Virgin, Richard Brandson.

Entre los puntos destacados en el acuerdo, Delta destaca que se tratará de una empresa "totalmente" integrada que operará de forma "neutral", de forma que ambas compañías compartirán costes e ingresos en los vuelos de las empresas conjuntas. Con esta adquisición, ambas aerolíneas esperaban plantar cara a los grandes alianzas que cubren rutas en el atlántico, a fin de incrementar los beneficios para los clientes, gracias a la cooperación de los servicios entre Nueva York y Londres, con nueve vuelos diarios de ida y vuelta.

El futuro de Brandson


Esta misma mañana, Walsh ha augurado que la marca de Virgin desaparecerá en cinco años. Además, el consejero delegado de IAG había asegurado que una vez Delta tome el control Virgin, el propietario de la británica, Richard Brandson, quedará relegado a un segundo plano.

Por ahora, Brandson mantiene el control del 51% de las acciones de su aerolínea. Brandson no se ha amilanado ante tales declaraciones y ha prometido 1,2 millones de euros a los trabajadores de British Airways --compañía que conforma IAG junto a Iberia-- si las predicciones de Walsh se cumplen.

Próximos meses

El acuerdo aún debe superar algunos pasos. Ambas aerolíneas presentarán una solicitud ante el departamento de Transporte de Estados Unidos (DOT, por sus siglas en inglés) para la inmunidad antimonopolio. Ello que permitirá una relación más estrecha y la coordinación de los horarios y las operaciones.

Asimismo, la transacción será revisada por el departamento de Justicia estadounidense y por el regulador de la Unión Europea (UE) en materia de competencia y de otras autoridades pertinentes. Se prevé que la compra final de acciones y la formación de la empresa conjunta se ejecute a finales de 2013.