Delta Air Lines y Emirates intercambian dardos envenenados

Delta Air Lines y Emirates intercambian dardos envenenados

La americana relaciona a la aerolínea del Golfo con el atentado del 11 de septiembre antes de disculparse

Redacción

Barcelona

20/02/2015 - 12:54h

Richard Anderson es consejero delegado de Delta

Delta y Emirates se han enzarzado en una guerra mediática de incierto final. La aerolínea americana se ha disculpado con la compañía de Emiratos Árabes Unidos después que su consejero delegado, Richard Anderson, sugiriera una relación con el atentado contra el World Trade Center de Nueva York (Estados Unidos) en 2001. Emirates no ha aceptado las excusas.

"Creemos que las palabras del señor Anderson persigue fines muy concretos. Aún así, le cuestionan como consejero delegado de una aerolínea cotizada en Estados Unidos. No podemos aceptar de ningún modo su disculpa", ha señalado un portavoz de Emirates.

El consejero delegado de Qatar Airways también ha cargado contra el tono usado por Delta. "Creo sinceramemte que el señor Anderson ha cruzado todas las líneas rojas", subrayó Akbar Al Baker el miércoles a la CNN.

Atentado

Richard Anderson, alto ejecutivo de Delta Air Lines, terció el lunes que "es irónico tener a una aerolínea del Golfo hablando de daños a la industria americana. Sólo recordar que el atentado del 11 de septiembre en Nueva York perjudicó, y mucho, a la aviación comercial americana".

Las palabras del directivo fueron matizadas el miércoles en un comunicado público. Delta se disculpó y negó que Anderson "hubiera relacionado a alguna aerolínea con los ataques terroristas" al World Trade Center.

Subvenciones

El origen del conflicto es anterior. Hace unos días, Delta, American Airlines y United emplazaron al gobierno federal a "repensar" los lazos comerciales con las tres grandes del Golfo: Emirates, Qatar Airways y Etihad. Según las compañías estadounidenses, sus competidoras del Golfo han recibido 40 millones de dólares en subsidios.

Akbar Al Baker, entre otros, rechazó la acusación e instó a las americanas a "mejorar su servicio para poder competir".