Denuncian a Ryanair y Rumbo por inflar los precios tras el accidente de Santiago

Denuncian a Ryanair y Rumbo por inflar los precios tras el accidente de Santiago

Las compañías se enfrentan a una posible sanción de hasta 600.000 euros

Redacción

12/08/2013 - 20:05h

Un tercer actor ha entrado de lleno en la disputa que mantienen Ryanair y Rumbo, la agencia de reservas 'online', para discernir cuál de los dos duplicó el precio de un vuelo a Santiago horas después del accidente (una reserva para dos personas pasó de costar 471 euros a 800 euros). Agencia y aerolínea se acusaron mutuamente de incrementar el importe. Posteriormente, Ryanair concluyó que la reserva no se había efectuado y dio a Rumbo un ultimátum que venció este lunes para aclarar las cosas bajo amenaza de acudir a los tribunales.

En este convulso escenario, irrumpe Ceaccu, la Confederación de Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios. Ha presentado este lunes una denuncia ante las autoridades gallegas de consumo contra los dos protagonistas de la subida de precios, Ryanair y Rumbo.

En la denuncia, la organización sostiene que, de suceder los hechos tal como denunciaron familiares de los afectados que se vieron obligados a tomar otros medios de transporte alternativos como consecuencia del encarecimiento de los precios, las dos compañías estarían incurriendo en una "práctica desleal sancionable en vía administrativa".

Una sanción de hasta 600.000 euros


De confirmarse la conducta irregular de alguna de las empresas las sanciones podrían alcanzar los 600.000 euros. Según explica la organización de consumidores, "cabría su consideración como infracción muy grave por valerse la empresa responsable de situación de necesidad”, lo que conlleva multas de 600.000 euros en grado máximo.

Además, podría considerarse un agravante si se ha solicitado un importe superior a los clientes tras haber realizado la reserva, acción que vulnera la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios.

Incógnitas

Pero por el momento, nada está claro. Los hechos conocidos son que dos familiares de una de las víctimas del Alvia siniestrado realizaron una reserva a través de Rumbo para volar de Madrid a Santiago el 25 de julio, el día siguiente al accidente. Operaba el vuelo Ryanair. El precio de la reserva subió en dos horas de los 471 euros a 800 euros.

La aerolínea dice que no le consta ninguna reserva a nombre de los familiares. Asegura, del mismo modo, que nunca incrementa las tarifas una vez finalizado el proceso de compra y que fue Rumbo quien indujo a sus clientes a pensar que habían reservado un billete, cuando, en realidad, no era así. La aerolínea irlandesa reclamó una explicación “satisfactoria” de la agencia bajo amenaza de emprender acciones legales contra ellos. Dio de plazo hasta este lunes.

La versión de Rumbo

Los hechos son muy distintos par Rumbo. El portal de reservas insiste en que no tiene posibilidad alguna de modificar las tarifas de la aerolínea. “Nos preocupa enormemente que la imagen de nuestra marca se vea afectada por unas declaraciones no solo falsas sino también claramente interesadas de una aerolínea que históricamente se ha caracterizado por realizar continuos ataques contra el sector de la intermediación”, aseveró Rumbo en un comunicado.

La agencia también ofrece una explicación para que la reserva no conste en los registros de Ryanair. “La razón por la que no tuvo constancia de la reserva es porque los clientes no quisieron confirmar dicha reserva debido al incremento del precio del billete”.

Antes de eso, los clientes sí que confirmaron una primera reserva, por valor de 471 euros. Ryanair niega que la cancelara y asegura que, “tras una exhaustiva investigación”, no consta en sus registros.