Dubái desplaza a Londres como el mayor hub internacional

Dubái desplaza a Londres como el mayor hub internacional

La ausencia de pasajeros locales impide al aeropuerto de Al Maktoum asaltar el ranking definitivo, cuyo liderato mantienen Atlanta y Pequín

Ismael García Villarejo

Madrid

27/01/2015 - 13:58h

Dubái ha puesto fin a décadas de dominio londinense como centro aéreo de conexión internacional (hub). El incremento durante 2014 de los pasajeros de Emirates, que opera la mayor flota de fuselaje ancho del mundo --esencialmente A380 y B777--, ha impulsado al aeropuerto de los Emiratos Árabes por encima de Heathrow. Hasta ahora, la casa de British Airways era la instalación que administraba más viajeros con billetes intercontinentales.

En concreto, Dubái creció el 6,1% hasta los 70,5 millones de clientes. Prácticamente todos los viajeros han utilizado sus terminales como punto de tránsito hacia otros destinos, esencialmente Australia. Según cifras de Emirates, a las que ha accedido 02B, uno de cada diez ha cruzado la aduana para quedarse en la ciudad. A pesar de no transbordar a otro avión, la emisión de los billetes en países distintos ha agregado ese 10% al total de pasajeros internacionales, según la normativa del Consejo Internacional de Aeropuertos.

De este modo, el sorpasso se produjo en noviembre, cuando el récord dejó cortos los 68,1 millones de viajeros que acumuló Londres en las mismas fechas.

Emirates sustituye a American Airlines

La posición geográfica de Dubái, en una encrucijada entre Europa, Asia, África y Oriente Medio explica también el crecimiento de la aerolínea local hasta desplazar a American Airlines como la compañía que embarca a más pasajeros internacionales. El emirato, sin embargo, parece no tener freno. El Estado construye unas nuevas instalaciones en el aeropuerto Al Maktoum para que absorba 200 millones de pasajeros al año.

En Londres, la expansión está obstaculizada por las disputas políticas sobre si se debe añadir una tercera pista. Por el contrario, Dubái tiene previsto abrir la primera fase de la ampliación en las próximas semanas. La inauguración de la terminal D incrementará la capacidad hasta los 90 millones de personas. Sin embargo, en 2015 no se alcanzará aún esa cifra. Las proyecciones establecen que el año se cerrará con el cliente 79 millones.

El desplazamiento de Heathrow como líder mundial de vuelos internacionales es un nuevo síntoma que corrobora el traslado del epicentro de la industria aeronáutica hacia Oriente Medio. Las compañías del Golfo han tomado las riendas del mercado. Han aprovechado los sofocos de las homólogas europeas para imponer su ley. Emirates, Qatar Airways y Etihad en primera línea, y Royal Jordanian desde un segundo plano, han dinamizado el sector; aunque parten con "ventaja".

La mayoría de ellas acceden al combustible prácticamente gratis que les inyectan sus respectivos Estados. La competencia señala, además, la opacidad de las cuentas. De hecho, sólo Emirates publica los resultados al completo. El dominio árabe en la aviación se dejó notar, en primera instancia, en las cadenas de montaje. Tanto Qatar Airways como su competidor con base en Dubái han apadrinado el lanzamiento de nuevos modelos de avión (el A350-9 y el B777-X).

Clasificación general de aeropuertos

El ranking definitivo de aeropuertos mundiales se compone añadiendo a la cifra de viajeros intercontinentales el tráfico local. Esta realidad relega a los hub líderes hasta posiciones más modestas. Dubái y Londres siguen a la caza de Atlanta (EEUU), base de Delta Air Lines, y Pequín, sede de Air China. La capital de Georgia es líder en resultados globales con 96,2 millones, el aeródromo mandarín atrajo a 86,1 millones de clientes. Heathrow certificó 73,4 millones totales hasta noviembre.

La composición final de los diez primeros de 2014 se conocerá en las próximas semanas. Tokio-Haneda, Chicago-O'Hare y Los Ángeles-LAX aún deben publicar sus cifras, aunque según los expertos no superarán los 70,5 millones de clientes internacionales de Dubái. De los 30 mayores centros de conexión internacional, Madrid-Barajas es el que peor comportamiento registrará, a pesar del estirón dado en 2014.