EEUU confirma el problema en las baterías de litio del Dreamliner

EEUU confirma el problema en las baterías de litio del Dreamliner

La Junta Nacional de Seguridad en Transportes apunta a "deficiencias en el diseño y procesos de certificación que deberían haber prevenido este desenlace"

Gabriel Trindade

Barcelona

02/12/2014 - 12:58h

Un avión Dreamliner
Las sospechas se confirman: un fallo en las baterías de litio del avión Boeing 787 de Japan Airlines (JAL) fue la causa del incendio durante un vuelo de la aerolínea en Boston en 2013. Así lo señala el informe de la Junta Nacional de Seguridad en Transportes (NTSB) de EEUU, que llega después de varios meses de investigación. El Dreamliner, además, ha cosechado otros incidentes en los primeros meses de prueba, por lo que su seguridad fue puesta en tela de juicio por el mundo de la aviación.

El incidente analizado se produjo al aterrizar el avión en el aeropuerto de Boston, cuando los 183 pasajeros y 11 tripulantes ya habían desembarcado. El aparato realizaba un vuelo directo desde Tokyo a Boston. Escasos minutos después de que la totalidad de los pasajeros desembarcara.

La NTSB ha aclarado que el incendio del avión se produjo por el sobrecalentamiento de una de las ocho celdas de batería de litio por un circuito interno que propagó el sobrecalentamiento al resto de celdas. Estas baterías fueron fabricadas por GS Yuasa Corporation, una empresa nipona. En su informe ha detectado "deficiencias en el diseño y procesos de certificación que deberían haber prevenido este desenlace", indica el portavoz de la junta, Christopher A. Hart.

La Administración Federal de Aviación (FAA) fue el organismo encargado de verificar que el uso de las baterías de litio, la última tecnología del momento, era seguro en los vuelos comerciales al descartar, tras haberlo considerado, la propagación de calor entre las celdas de las baterías de litio. La NTSB señala que FAA debe mejorar sus sistemas de certificación con un total de 15 recomendaciones a la organización, entre ellas colaborar con expertos en el desarrollo de desarrollo de última tecnología.

La Junta de Seguridad de Transporte también indica a Boeing que revise mejor a sus proveedores y modifique su sistema de incorporación de nuevas tecnologías en sus aviones, y a la fabricante GS Yuasa revisar sus procesos de fabricación.