El 50% de TAP vuelve a manos del Estado portugués

El 50% de TAP vuelve a manos del Estado portugués

El gobierno del país vecino eleva del 39 al 50 por ciento la participación estatal en la aerolínea TAP, aunque su gestión seguirá siendo privada

Sonsoles Vázquez

Madrid

08/02/2016 - 20:54h

La recapitalización de TAP contempla una inyección de 30 millones del Estado y 90 millones aportados por Gateway.

El Gobierno portugués acaba de firmar un acuerdo con el consorcio privado Gateway, por el que otorga a éste la gestión, pero se garantiza la titularidad pública del 50 por ciento del capital de la aerolínea TAP. El ejecutivo socialista revierte así la venta de la aerolínea, realizada el pasado noviembre por el ejecutivo conservador de Pedro Passos Coelho, por la que el Estado sólo mantenía un 34 por ciento de las acciones de la aerolínea.

Sin intervenir en la gestión

Sin embargo, para garantizar ese 50 por ciento, el Estado luso tiene que pagar 1,9 millones de euros a Gateway, el consorcio integrado por el empresario portugués Humberto Pedrosa, una de las mayores fortunas del país, y el brasileño-estadounidense David Neeleman, dueño de la aerolínea Azul.

Además del 50 por ciento en manos del Estado, otro 5 por ciento del capital está reservado para los trabajadores de la aerolínea, aunque aún no se ha concretado la parte de ese porcentaje que será adquirida por la plantilla. En función de esa variable, Gateway aspira a quedarse con entre el 45 y el 50 por ciento del capital.

El primer ministro luso, António Costa, ha declarado que "el Estado no pretende intervenir en la gestión del día a día de TAP, pero sí en su permanencia para que nunca desaparezca y se garantice siempre la conexión de Portugal y de los portugueses con el resto del mundo".

Situación delicada

Desde Gateway, Humberto Pedrosa ha destacado que "lo importante es que está asegurada la continuación de la gestión privada de TAP y su plan estratégico", mientras que David Neeleman ha matizado que "todavía hay mucho por negociar con el Gobierno. La situación de TAP es crítica y tiene que ser salvada".

Efectivamente, la preocupante situación económica de TAP fue una de las razones defendidas por el anterior Gobierno para privatizar la compañía, que presentaba un pasivo superior a los 1.000 millones de euros y necesitaba un proceso de recapitalización. Seguramente, ese proceso se realizará ahora, con la participación del Estado luso, que invertirá 30 millones de euros que se sumarán a los 90 millones aportados por Gateway para recapitalizar la aerolínea.

Renegociando con los acreedores

El acuerdo recién firmado no se materializará hasta recibir el visto bueno de los reguladores y hasta que se haya renegociado la deuda de la compañía con los bancos acreedores. La aerolínea contará con un consejo de administración paritario, con seis miembros elegidos por Gateway y otros seis por el Estado luso, que además escogerá al presidente.

El grupo TAP nació en 1945 en plena dictadura, pasó a ser gestionada por una sociedad anónima -con una fuerte presencia del Estado- entre 1953 y 1975, y desde entonces se había mantenido bajo control público. En la actualidad cuenta con una flota de 77 aviones, transporta anualmente a más de 11 millones de personas y vuela a 88 destinos en África, Europa y América.