El agujero de dinero público de Spanair llega a los 244,9 millones

El agujero de dinero público de Spanair llega a los 244,9 millones

Las administraciones catalanas inyectaron 244,9 millones de dinero público en Spanair antes de que cerrara en 2012. Un informe de la Sindicatura autonómica de Cuentas concluye que Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona sostuvieron a la compañía antes de que quebrara.

Redacción

Barcelona

26/06/2015 - 12:27h

Ferran Soriano presidía Spanair cuando la aerolínea cesó operaciones

Las administraciones catalanas inyectaron 244,9 millones de euros de dinero público en Spanair antes que la aerolínea quebrara en enero de 2012. Un informe de la Sindicatura de Cuentas concluye que la compañía aérea recibió 223,9 millones en créditos de la Generalitat, más la aportación del Ayuntamiento de Barcelona mediante Fira, gestora del recinto ferial.

Las inyecciones sostuvieron a la aerolínea mientras trataba de encontrar financiación privada, en vano, informa El País. El capital público suigió llegando hasta el mismo mes de enero, cuando Qatar Airways rechazó entrar en el capital social de la aerolínea y las administraciones catalanas cerraron el grifo, obligando a Spanair a cesar operaciones.

La mayor quiebra

Como ya avanzó Economía Digital en 2012, el presidente de Spanair, Ferran Soriano, entregó al juzgado una compañía con una deuda que ascendía a 400 millones de euros. El pasivo de la compañía se incrementó en 150 millones de euros en el último año de actividad por los nuevos préstamos contraídos, gastos financieros y deudas con proveedores.

La lista de acreedores la encabezaba Scandinavian Airlines Group, con 170 millones de euros, los trabajadores, con 70 millones, Aena, con 60 millones y un pool bancario, con 50 millones. Además, Spanair debía 30 millones a varios proveedores y 10 millones de un crédito directo de Fira de Barcelona.

No contabilizados

Precisamente, el recinto ferial barcelonés ha impedido contabilizar la participación del Ayuntamiento de Barcelona en Spanair en el informe. Según la Fira, los 19,8 millones que cedió el consistorio a la aerolínea eran "fondos propios" generados por "las actividades feriales que organiza".

Por su parte, la Generalitat se valió del Instituto Catalán de Finanzas (ICF) y las sociedades públicas Avançsa y Cimalsa para mantener la aerolínea a flote. Aunque el grueso de la participación pública fueron créditos sindicatos, las dos empresas públicas realizaron aportaciones de capital de 25 y 28 millones, concluye el informe.