El crucero más grande del mundo atraca en tierras españolas

El crucero más grande del mundo atraca en tierras españolas

El Oasis of the Seas ha hecho la primera escala en Málaga, donde pasará 12 horas

Redacción

Barcelona

11/09/2014 - 20:37h

El megabarco Oasis of the Seas
Expectación, curiosidad y mucho interés es lo que ha creado el crucero más grande del mundo en su paso por España. El Oasis of the Seas ha atracado en el puerto de Málaga este jueves en su primer paso por Europa.

Pero no será la única ciudad española en la que soltará el ancla. Tras despedirse de la costa malagueña, se desplazará a Barcelona, desde donde está previsto que parta hacia otras ciudades del Mediterráneo. Se realizarán dos cruceros de cinco noches, con paso por Civitavecchia (Roma) y Nápoles-Capri. Además, está previsto un tercer crucero, más largo, con destino final en Rotterdam.

Este barco tiene una dimensiones de vértigo. Con capacidad para más de 6.000 pasajeros y 360 metros de eslora, ofrece todo tipo de servicios a bordo. Con varias zonas temáticas, espectáculos de todo tipo, restaurantes, piscinas y hasta un parque con más de 12.000 plantas naturales. Tiene cerca de 3.000 camarotes y 28 suites.

Importantes ingresos en España

El motivo principal de que su llegada a España haya congregado a muchos curiosos es que, por primera vez llega a un puerto, no sólo español, sino europeo. Su atraque en España, además, se traducirá en ingresos, fruto del gasto de los turistas que van a bordo. El gobierno de Málaga ha cifrado en un millón de euros el impacto que tendrá en la ciudad la llegada del Oasis of the Seas.

Los pasajeros del Oasis of the Seas son de diferentes nacionalidades, a destacar que la mitad son de Estados Unidos. La razón de ello es que, hasta ahora, este crucero, el más grande del mundo, sólo operaba en el Caribe, con Miami como su puerto de embarque.

Además de la llegada del Oasis of the Seas está previsto que el próximo año, su gemelo, el Allure of the Seas, fije en Barcelona su puerto base con escalas en Palma de Mallorca y Málaga y con un impacto económico de 27 millones de euros.