El día D de Vueling: un despegue cada dos minutos y medio

El día D de Vueling: un despegue cada dos minutos y medio

La aerolínea inicia la temporada de verano más ambiciosa de su historia

G.T.

13/06/2013 - 21:54h

La mayoría de las españoles tendrán el próximo 22 de junio la cabeza puesta en las vacaciones. Entre los que no, se encuentra Fernando Val, director de operaciones de Vueling. Él y todos los miembros de la aerolínea se enfrentarán ese sábado a su particular día D: coordinar 502 vuelos, un despegue cada dos minutos y medio.

Aunque la compañía no lo sabe a ciencia cierta, es posible que se trate de un récord para una aerolínea española.

Verano

Hace cinco años, la aerolínea contaba con 36 aviones y operaba a 120 rutas. Las cifras de Vueling para este verano son impresionantes En total, la aerolínea trabaja con el doble de aviones (70) para 222 rutas en los 105 destinos en los que opera. Todo con una puntualidad del 91%.

Cumplir con los horarios establecidos se ha cumplido en una obsesión. Sobre todo, si se tiene en cuenta que Vueling se ha reorientado en el último año hacia un segmente de pasajeros business. Por ello, la primera reunión de la mañana en las oficinas de la aerolínea en el polígono de Mas Blau (Barcelona) es el análisis de las razones por las que se han retrasado los vuelos del día anterior.

Percances

El espectacular crecimiento de la compañía que preside Josep Piqué también conlleva unas complicaciones en cuanto a operativa y seguridad. No obstante, la compañía no escatima recursos en mejorar los sistemas para evitar cualquier percances que pueda afectar a sus aparatos.

Además, la tripulación de Vueling estrena esta temporada una aplicación en sus dispositivos móviles que les permite informar sobre cualquier incidente que detecten. Estas notificaciones luego son estudiadas por la compañía.

Ejemplos

Val explica en un encuentro con los medios de comunicación que los incidentes más habituales tienen que ver con urgencias médicas, pasajeros conflictivos, impacto de pájaros y go arounds. Las dos primeras tipologías afectan poco al conjunto del pasaje aunque la tripulación tiene establecida unas normas que pueden llevar al avión otra vez a tierra si la situación lo requiere.

O, por ejemplo, en cuanto a falta de combustible, uno de los debates que dispararon todas las alarmas el verano pasado cuando dos aviones de Ryanair tuvieron que pedir prioridad para aterrizar dado que iban escasos de carburante. Vueling trabaja con un plan de reservas diseñado por Lufhthansa que supera con creces el límite establecido por ley. Además, permite repostar a sus pilotos más si así lo estiman necesario.