El Grupo Julià quiere conducir sus buses turísticos por todo el mundo

El Grupo Julià quiere conducir sus buses turísticos por todo el mundo

La compañía invertirá 150 millones para llegar a las grandes capitales internacionales a través de sus conocidos autocares descapotables para turistas.

Pablo Jiménez

Barcelona

11/05/2015 - 21:22h

Los buses de la compañía catalana comenzaron a circular por Londres el pasado mes de marzo

Los autobuses turísticos son un negocio en expansión. En los últimos años se ha hecho habitual ver autocares descapotables llenos de turistas recorrer las grandes ciudades españolas. Uno de los culpables es el Grupo Juliá, pionero en introducir este servicio en España. La empresa ha anunciado que prevé invertir 150 millones de euros en los próximos 10 años en esta rama empresarial de la firma.

Juliá, especializada en viajes turísticos y transporte de pasajeros, ya es el tercer operador mundial entre las empresas que se dedican a pasear visitantes en este tipo de vehículos. Además de en España –el grupo cuenta con autocares en Barcelona, Madrid, Murcia, San Sebastián, Toledo y Andorra--, la firma catalana busca ahora llegar a algunas de las grandes capitales turísticas del planeta. 

Este segmento de la compañía facturó más de 45 millones en 2014, lo que supone el 18% de los ingresos totales del grupo Julià –que, en conjunto, facturó 251 millones el ejercicio pasado--.

Expansión internacional

Fuentes de la empresa prefieren no especificar los lugares donde Julià pretende introducir sus conocidos buses rojos, dada la fuerte competencia en un sector dominado por dos grandes compañías, la británica Big Bus y la estadounidense City Sights. Sin embargo, desde la firma catalana reconocen estar barajando una decena de ciudades, entre las que se encuentra la brasileña Rio de Janeiro, un país donde Julià lleva años intentando entrar.

Además de Marrakech y México D.F., dos polos turísticos donde el grupo ya tenía presencia, la intención de la compañía es continuar ganando terreno en el mercado de Estados Unidos. En 2013 puso en marcha el Miami Open City Tour y el pasado año comenzó a conducir sus autocares en San Francisco y Washington.

En Marzo de este año la compañía confirmó su apuesta por otra gran ciudad, Londres, donde ya circulan 24 autobuses que dan servicio a alrededor de 150.000 usuarios. El grupo ha invertido en esta operación 5 millones de euros, una cifra que espera aumentar en 10 más en los próximos cinco años. Julià tiene su foco en hacerse con parte del suculento pastel de los buses turísticos en la capital británica (con un mercado potencial de 2,5 millones de pasajeros), donde ya trabajan otras tres operadoras internacionales.

Otros servicios turísticos

La estrategia internacional de la compañía es que sus autocares se conviertan en una avanzadilla que prepare el terreno para otro tipo de servicios. El consejero delegado del grupo Julià, José Francisco Adell, explica que "los turistas cogen el bus cuando llegan a una ciudad por primera vez. Y este es un buen momento para ofrecerle al cliente el resto de opciones turísticas que tiene en la ciudad".

En este sentido, la firma catalana reconoce que su intención es implantarse como operador de turismo receptivo en todas las ciudades en las que tiene buses turísticos. Un paso que ya ha dado en Miami y San Francisco, con la compra de compañías locales de la multinacional Gray Line, y que aspira a realizar en Londres en uno o dos años.

El negocio internacional del grupo Julià representa el 59% de la facturación de la compañía. Una cifra que se espera que continúe aumentando en los próximos años.