El juez admite la demanda contra las aerolíneas que operan las rutas de Spanair

El juez admite la demanda contra las aerolíneas que operan las rutas de Spanair

Sindicatos aseguran tener indicios que los responsables de Spanair incumplieron la ley al ser conscientes de la insolvencia de la compañía mucho antes de presentar el concurso de acreedores<br />

La demanda presentada por el sindicato CNT contra las aerolíneas que operan las rutas de Spanair para lograr la subrogación de parte de la plantilla ha sido admitida a trámite. Según fuentes del sindicato, el próximo 18 de junio se realizará la primera vista en los juzgados de lo social de Bilbao.

El sindicato --que no contaba con representación en el comité de empresa-- intenta así forzar a las compañías RyanAir, Vueling y GroundForce a que apliquen una cláusula de subrogación del convenio colectivo del sector aéreo que además permitiría que los trabajadores de Spanair mantengan las condiciones de trabajo de la desaparecida aerolínea en sus nuevas compañías.

Condiciones medievales

"Los sindicatos que mantuvieron las negociaciones sólo se preocuparon por lograr el paro cuanto antes. Los puestos de trabajo le dan igual y eso se nota en casos como los de RyanAir, donde las condiciones de trabajo son medievales", explica el portavoz de la CNT, Jordi Vega.

Por otro lado, el sindicato señala que tiene indicios que los responsables de Spanair eran conscientes de la insolvencia de la compañía mucho antes de presentar el concurso de acreedores. Así, la aerolínea incumpliría la ley que obliga a las empresas a presentar el concurso como muy tarde dos meses después de conocer la situación.

Posible implicación de la Generalitat

Así, la CNT instará a la dirección de la compañía aérea --liderada por Ferran Soriano-- a responder con sus bienes para que los trabajadores puedan cobrar sus indemnizaciones. Además también se están planteando que grado de responsabilidad tiene la Generalitat por sus inyecciones a la aerolínea a través de las empresas Avançsa y Cimalsa y por los avales del Institut Català de Finances (ICF).