El sector náutico ve una salida a la crisis en los 'megayates'

El sector náutico ve una salida a la crisis en los 'megayates'

Empresarios solicitan rebajas fiscales así como modificaciones de las normativas en personal y fondeo

Vista aérea de un yate de lujo
El sector náutico ha sufrido un fuerte retroceso durante los años de crisis económica. Desde 2006, el mercado ha disminuido un 40%. Sin embargo, para reactivarlo, la Asociación de Industrias, Comercio y Servicios (ADIN) junto a diversas organizaciones han instado al Gobierno a tomar medidas como rebajas en la fiscalidad del sector y facilitar el abanderamiento de megayates.

La petición, que se ha realizado en el marco del Salón Náutico de Barcelona, sorprende si se tiene en cuenta que el 80% de las naves que se matriculan en la actualidad en España tienen una eslora de ocho metros e inferior. Sin embargo, las grandes embarcaciones son las que más están sufriendo los efectos de la crisis. Mientras las ventas de naves pequeñas descendieron el 9,14%, las más afectadas fueron las de más de 16 metros, que caen el 35,29% en relación con el primer semestre de 2011, según datos de la Asociación Nacional de Empresas Náutica (ANEN).

Normativa británica

ADIN y las asociaciones náuticas piden que se flexibilicen los requisitos para el abanderamiento de yates de más de 24 metros. Según dicen, “es conveniente que se les aplique la normativa vigente y de mayor aceptación en el ámbito internacional que hoy día es la británica” para estimular el mercado.

Los firmantes de la misiva también han pedido la exención del impuesto de matriculación de las embarcaciones de alquiler y de las escuelas. Además, exigen una reducción del número de títulos para reducir los costes.

IVA y otros impuestos

Las peticiones de rebajas fiscales que llegan tras la subida del IVA que aprobó el Gobierno en el Congreso esta semana puede ser un escollo más para sacar adelante las ventas de embarcaciones. Según estimaciones de la ANEN, en España se paga un 33% de impuestos sobre el precio final de la embarcación. Esta cifra supone 10 puntos porcentuales por encima de la mayoría de los países vecinos competidores