El Transiberiano más lujoso retrocede en el tiempo

Pocos viajes hay más épicos que recorrer Siberia en un tren a vapor. Foto: Golden Eagle Luxury Train

El Transiberiano más lujoso retrocede en el tiempo

La compañía que ofrece los viajes más exclusivos por Siberia presenta un nuevo recorrido invernal de Vladivostok a Moscú en centenarias locomotoras a vapor

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

27/03/2020 - 14:15h

Pocos trenes merecen el adjetivo de épico como el Transiberiano. Este ferrocarril que atraviesa las infinitas estepas rusas presenta una opción de viaje que recuerda a la película Doctor Zhivago, de cuando las locomotoras a vapor atravesaban las tundras heladas a toda máquina.

La compañía Golden Eagle Luxury Trains se especializa en ofrecer viajes en trenes de lujo por Europa y Asia. Uno de los viajes programados para el año que viene es un trayecto de 21 días a través de 10.600 kilómetros por Rusia, el recorrido ferroviario más largo del planeta. Y en invierno.

Por Siberia en un tren a vapor

El convoy estará impulsado por antiguas locomotoras a vapor de los tipos P36, Yem y L, 22 máquinas en excelente estado de conservación que llenan el cielo del humo negro de sus calderas.

tren vapor transiberiano

El tren Transiberiano recorre más de 10.600 kilómetros

El viaje de 21 días atraviesa más de 10.000 kilómetros. En el trayecto se utilizan una veintena de locomotoras a vapor

El viaje comienza en Vladivostok, la ciudad y base naval más importante del Extremo Oriente ruso, urbe prohibida para los extranjeros entre 1930 y 1992 por su situación estratégica.

[Para leer más: Las cinco rutas de tren más emocionantes para un viaje épico]

Desde allí, el Transiberiano recorre ciudades y pueblos de la Rusia profunda, como Jabárovsk y Srétensk, donde es posible conocer la vida de los pueblos autóctonos; o de Mongolia como Ulaan Baatar, en que se aprenderá a ver cómo viven los pastores nómadas.

foto 1 Golden Eagle Luxury Train

El billete en la Suite Imperial supera los 100.000 euros. Foto: Golden Eagle Luxury Train

A través de la Rusia profunda

De vuelta a Rusia, el ferrocarril sigue a Ulan Ude, que conserva las tradiciones de bailes y canciones de hace siglos, hasta llegar al Lago Baikal, el más profundo del mundo, que para esa época estará congelado.

Sin embargo, es la oportunidad para ver cómo los lugareños pescan en el hielo y se divierten andando en trineos por la superficie helada.

Los próximos destinos son Irkutsk, llamada la París de Siberia por su abundancia de edificios construidos por la aristocracia del siglo XIX; Novokuznetsk, una de las ciudades más antiguas de la región y Omsk, con sus historia de exploradores de los siglos XVII y XVIII.

 

Las paradas de los días siguientes son Ekaterimburgo, donde fueron asesinados el último zar y su familia; Kazan y su imponente Kremlin; Uliánovsk, donde nació Vladimir Lenin; Nizhni Nóvgorod con sus hermosas iglesias y sus fortalezas medievales; y las ciudades históricas de Vladimir y Suzdal.

Por fin, tras 21 días de viaje, el Transiberiano llega a Moscú, donde además de sus atractivos clásicos también se ofrecen visitas al museo de locomotoras de Podmoskovnaya.

foto 3 Golden Eagle Luxury Train

El viaje para el 2021 está programado para el 25 de febrero. Foto: Golden Eagle Luxury Train

El lujo sobre rieles

Además del encanto de las locomotoras a vapor, este tren es una de las experiencias más lujosas en los viajes por rieles.

Los billetes cuestan desde 17.200 euros por un camarote doble en la categoría Heritage hasta los 67.200 euros que sale un dormitorio individual en la Suite Imperial.

El billete más caro es en la exclusiva Suite Imperial, que cuesta más de 100.000 euros por pasajero

Además de los servicios de guías, mayordomo a bordo, las noches en hotel y hasta servicio de médico 24 horas, incluye las comidas y bebidas preparadas por reconocidos chefs.

El lujo del coche comedor. Foto: Golden Eagle Luxury Train

El lujo del coche comedor. Foto: Golden Eagle Luxury Train

[Para leer más: Siete películas ideales para amantes de los viajes en tren]

La exclusividad del tren se refleja en la suite más distinguida, de 11 metros cuadrados, con la cama doble que luego se convierte en un cómodo sofá, además de sillones y aparadores, y un moderno baño; con detalles decorativos en madera.

Los vagones cuentan con salones bar y comedor con sus asientos ricamente decorados y tapizados, con un nivel de lujo que recuerda a la época de los zares.