Emirates: ni está ni se la espera

Emirates: ni está ni se la espera

La compañía del golfo abomina de las alianzas de aerolíneas internacionales

Ismael García Villarejo

11/10/2012 - 19:58h

Emirates mantiene la postura relativa a las grandes alianzas internacionales de aerolíneas. Ni está ni se la espera. Aunque uno de los máximos competidores, Qatar Airways, ha aceptado la invitación para integrarse en OneWorld (liderada por American Airlines e IAG), en Dubai no moverán un ápice la estrategia de pactos. El mercado, sin embargo, barruntaba un anuncio de unión tras el acuerdo que Emirates firmó con Qantas para hacer frente común en las rutas hacía el lejano este.

Los argumentos son esencialmente tres. En primer lugar, considera que las alianzas OneWorld, Star Alliance y SkyTeam limitarían la capacidad para innovar en sus propios productos. Por ende, los responsables de Emirates creen que estas agrupaciones son una amenaza para la expansión del propio negocio al implicar la coordinación de políticas comerciales. “Nuestra libertad sería sofocada”, explica a 02B un portavoz oficial. Finalmente, la aerolínea del golfo, que ha incrementado fuertemente su presencia en España, considera que los beneficios de estas alianzas no siempre redundan en el pasajero.

Fusiones encubiertas

Fuentes del sector aseguran que los grupos de aerolíneas tienden cada vez más a operar como una única compañía con varias marcas comerciales. Por ahora, mantienen las cuentas de resultados separadas, pero incluso esa tendencia se está rompiendo. Delta, Air France-KLM y Alitalia (todas ellas de SkyTeam) crearon una unidad de negocio para las rutas entre Europa y América del Norte. Los recursos salen y entran del mismo cajón. American, British Airways e Iberia (OneWorld) han imitado el modelo. En ambos casos, el precio por volar entre Europa y América es el mismo en cualquier compañía que integre los dos grupos. Los británicos y los japoneses de JAL (también en OneWorld) han puesto en marcha el modelo entre Europa y Asia.

Emirates parece sentirse cómoda en el medio camino, como el pacto alcanzado con la aerolínea de bandera australiana, Qantas (OneWorld). Según la visión de Dubai, los acuerdos de código compartido de larga duración permiten redundar directamente en el pasajero. Más asientos, mejor precio sin necesidad de perder la autonomía en la operativa ni en ventas. La independencia de ambas empresas está garantizada. La colaboración durará 10 años y además contempla compartir las instalaciones aeroportuarias exclusivas de Emirates para el A380.