España se queda sin taxis hasta el jueves

Diversos manifestantes concurren a la marcha en defensa de los taxis en Madrid. EFE-JJG

España se queda sin taxis hasta el jueves

Las asociaciones de taxistas realizan una huelga por las licencias de Cabify y Uber

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

29/11/2017 - 11:56h

España se encuentra este miércoles sin taxis en las calles por un paro de 24 horas convocado por las asociaciones del gremio, en contra la actividad de los vehículos de alquiler con conductor (VTC) que intermedian Cabify o Uber.

Montarse en un taxi es una tarea imposible en las grandes ciudades, excepto para los servicios en hospitales, urgencias, aeropuertos y estaciones. Fedetaxi, la Asociación Caracol, Antaxi, Elite Taxi y Plataforma TNT confían en que el 100% del colectivo se detenga hasta las 06.00 horas del jueves.

Además, desde las 11.00 horas estas asociaciones organizaron una manifestación que comenzó en la Glorieta de Atocha hasta la Plaza de Neptuno, próxima al Congreso de los Diputados. En el centro de Madrid decenas de taxis comienzan a hacerse notar, circulando sin viajeros y haciendo sonar su claxon, y muchos de ellos mostrando desde las ventanillas banderas de sus regiones o provincias de procedencia.

Los taxistas se quejan de los precios bajos de Cabify y Uber que a su parecer rompen el mercado

Más de 20 taxis de época abrieron la marcha como expresión de la solicitud de mayores medidas proteccionistas ante la irrupción de servicios como Uber o Cabify, las plataformas que ponen en contacto a usuarios con chóferes que conducen vehículos con la pegatina VTC en el cristal trasero.

La legislación vigente contempla que por cada 30 licencias de taxi pueda coexistir una de VTC. Sin embargo, los taxistas insisten en que ese ratio se ha vulnerado. Tras la reciente sentencia del Tribunal Supremo que permitirá 80 nuevas concesiones de licencias VTC, creen que en los próximos meses podrían circular 10.000 coches más con pegatina VTC.

Los taxistas claman a las administraciones por un mayor control sobre esta actividad competidora. Se quejan de sus precios más bajos que rompen el mercado, de eludir las obligaciones fiscales, de una falta de seguridad, de intrusismo y de prácticas ilegales en la recogida de viajeros, entre otras cuestiones.

El Gobierno ultima un decreto contra la especulación en las licencias VTC

Uber y Cabify, en cambio, mostraron su satisfacción por la decisión del Supremo y dijeron que favorece a los ciudadanos y a su derecho a elegir entre diferentes alternativas de movilidad.

El Gobierno, por medio del Ministerio de Fomento, ha intentado calmar los ánimos del gremio de taxistas por medio de un nuevo real decreto que regule la actividad VTC y que evite el fraude y la especulación. La norma podría ver la luz a finales de año.

No obstante, para los taxistas el contenido del real decreto es insuficiente. Tanto, que no ha evitado la séptima movilización masiva en lo que va de año para exigir un mayor control de los VTC por las calles.

Los conductores de Uber y Cabify operarán con restricciones para evitar conflictos con taxistas

Fedetaxi y la Asociación Gremial de Auto Taxi de Madrid han condenado y rechazado cualquier acto violento que se produzca en nombre del taxi con motivo de la manifestación convocada en Madrid por este colectivo.

Los conductores de Uber han decidido por razones de seguridad no conectarse a los usuarios en el área de la manifestación en Madrid y las calles aledañas mientras dure la protesta. Cabify ha comunicado que operará, a su vez, con restricciones y no en todas las franjas horarias.

Confusión en Barajas

En el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas Aena ha colocado en las llegadas de las terminales a personal para informar a los viajeros de que no podrán llamar a taxis para ir al centro, y que deberán tomar el autobús o el metro, ya que los servicios mínimos de taxi solo admiten a enfermos, ancianos, personas con bebés o discapacitados.

Aún así, se podía ver a varios turistas confusos porque ninguno de los taxis que veían estacionados en las paradas se les acercaba, por muchas señales que hicieran para llamarles. Algunos de los taxistas sí admitían a pasajeros: únicamente a otros taxistas que llegaban a Barajas para participar en la manifestación, a los que llevaban gratis hasta el centro de la capital.