Estados Unidos tampoco permite ya 'vapear' en los aviones

Estados Unidos tampoco permite ya 'vapear' en los aviones

El uso de los cigarrillos electrónicos queda prohibido en todos los vuelos a partir de este mes

Sonsoles Vázquez

Madrid

07/03/2016 - 19:27h

La medida acaba de ser adoptada de forma preventiva por el Departamento de Transporte de EEUU.

Los cigarrillos electrónicos acaban de recibir uno nuevo varapalo. El Departamento de Transporte de Estados Unidos (DOT) ha aprobado una nueva ley que prohíbe el uso de estos dispositivos durante vuelos comerciales que inicien o terminen su recorrido en el país.

Vapores nocivos

En estos últimos años, los cigarrillos electrónicos habían aprobado ciertos requisitos de seguridad por parte de varias entidades gubernamentales, lo que permitía que los pasajeros pudieran 'vapear' en pleno vuelo, excepto durante el  despegue y el aterrizaje. Sin embargo, una nueva ley acaba con esa posibilidad, argumentando que los vapores que desprenden pueden ser perjudiciales para otros pasajeros.

Esta prohibición se aplica a todas aerolíneas comerciales, extranjeras o nacionales, que tengan vuelos desde y hacia Estados Unidos, y afecta a cualquier tipo de dispositivo que emita vapores y cuya forma sea similar a la de un bolígrafo. Lógicamente, no incluye los nebulizadores que se utilizan en el tratamiento de la fibrosis quística o el asma, aunque en este caso hay que llevar consigo una receta que avale su uso médico.

Medida preventiva

La DOT ha aplicado esta norma de forma preventiva, ya que está a la espera de los resultados de una investigación que está llevando a cabo la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), en cuyo seno no existe todavía un consenso científico sobre si los cigarrillos electrónicos son dañinos o no.

Asimismo, todavía falta por saber si los usuarios podrán subir al avión con sus cigarrillos electrónicos dentro del equipaje de mano. Desde 2015, una ley federal prohíbe llevar cualquier dispositivo electrónico para fumar que opere con batería en el equipaje facturado. Esta medida se tomó después de que el Departamento de Transporte informara de diversas explosiones e incendios en las bodegas por su causa.