Europa se suma a la carrera por volver a pisar la Luna

El estudio de Norman Foster diseñó un proyecto para crear una base lunar.

Europa se suma a la carrera por volver a pisar la Luna

La Agencia Espacial Europea reflota los planes para que una expedición humana pise la superficie lunar en una década

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

22/01/2019 - 19:03h

A Europa no se le perdió nada en la Luna, pero quiere poner a un hombre del continente en la superficie lunar en 2030. La Agencia Espacial Europea se suma a una carrera en la que participan EEUU y Rusia (obviamente), además de China e India. Pero más allá de pisar la superficie selenita, también está la intención de explotar sus recursos minerales.

La Agencia Espacial Europea (ESA) encargó a la lanzadoras de satélites Ariane Group (empresa creada por Airbus y Safran) un estudio sobre la posibilidad de posarse sobre la Luna para 2025. Y más adelante se verá si es posible transportar humanos.

Además de participar en la prospección del potencial mineral, el organismo reflotó la idea de crear una colonia lunar, que reemplazaría a la Estación Espacial Internacional (una idea que barajó en 2015 Jan Woerner, director de la ESA).

Inclusive el estudio de Norman Foster había presentado una propuesta para crear una base lunar para cuatro personas capaz de ofrecer protección ante los meteoritos, radiaciones gamma y fluctuaciones altas de temperatura.

 

 

“Volver a la Luna es posible”

André-Hubert Roussel, presidente ejecutivo del grupo Ariane Group, aceptó el desafío y aseguró que "la vuelta a la Luna es posible". Precisamente este año EEUU prepara los festejos por el 50 aniversario en que Neil Armstrong puso un pie en la polvorienta superficie gris.

La Agencia Espacial Europea considera que el regolito, el fino manto de rocas que recubre la Luna, tiene un potencial para ser explotado

La misión tendría por objetivo la explotación del regolito, que es como se denomina al manto poco firme e incoherente de fragmentos de roca que tiene la superficie lunar.

De estas formaciones sería posible extraer agua y oxígeno, lo que abriría el camino para plantear una presencia humana autónoma en la Luna y “también producir el carburante necesario para misiones de exploración más lejanas", según precisa un comunicado de Ariane Group.

Europa quiere recuperar la carrera perdida

El estudio encargado a este grupo, dedicado al lanzamiento de satélites, será presentado a fines de año. El objetivo de la ESA es “convertir a Europa en un socio importante en la exploración [espacial] en la próxima década”, declaró David Parker, director de la rama Exploración Humana y Robótica de la agencia. "El uso de los recursos espaciales podría terminar siendo la clave de una exploración duradera de la Luna", agregó.

Para leer más: Elon Musk ya vende billetes para hacer turismo en la Luna

Los recursos de la Luna van del basalto al helio 3 -que podría, en teoría, utilizarse para generar energía para la Tierra-, pero el objetivo principal de los investigadores es llegar a explotar el agua contenida en el hielo de los polos lunares, para separarla en hidrógeno y oxígeno, dos gases que, mezclados, pueden alimentar el motor de los cohetes.

Los sueños del turismo lunar

El turismo lunar es una de las metas que ambicionan las empresas que desarrollan proyectos de turismo espacial. Por ahora lo más factible (si es que alguno se llegara a concretar) es que una misión tripulada orbite cerca del satélite. Esta es la idea de Elon Musk, que cobrará 134 millones de euros a un empresario japonés por concretar este viaje con su empresa SpaceX.

Pero de ahí a poner una persona que esté de paseo por la Luna hay una distancia muy grande, que por ahora es insalvable teniendo en cuenta la tecnología para el transporte y la logística.