Eurotúnel evacúa los pasajeros de un tren paralizado bajo el mar

Eurotúnel evacúa los pasajeros de un tren paralizado bajo el mar

Un incidente eléctrico ha derivado en un problema en la catenaria

Redacción

Barcelona

07/07/2014 - 17:57h

Los afectados por el incidente en el Eurotúnel en la vía de servicio
Los retrasos han sido la tónica dominante este lunes en el servicio de tren que conecta Francia y el Reino Unido por el Eurtúnel. El gestor de la vía, el servicio Eurostar, ha reconocido que un “incidente técnico eléctrico” ha derivado en un “problema en la catenaria” que ha paralizado un convoy a las 7:30 de la mañana. Los 382 pasajeros que transportaba han tenido que ser evacuados dentro del denominado túnel de la Mancha.

El periplo de los usuarios afectados ha sido largo. Primero, han sido transportados al túnel de servicio, desde donde se les ha trasladado hasta la terminal de Calais (Francia). Allí, esperan a que los operarios puedan sacar el convoy para poder recuperar las pertinencias que había en el tren.
 
 
Uno de los túneles está cerrado y los trenes de alta velocidad cambian cada 90 minutos de sentido
 
Cabe recordar que muchos clientes embarcan sus vehículos privados en el convoy para cruzar el canal de la Mancha. Por lo que deberán esperar hasta que los trabajos terminen para reanudar su trayecto. Seguramente, serán alojados en otra lanzadera.

El servicio funciona de forma parcial mientras duran los trabajos, señalan los gestores del servicio. Una parte de la vía está cerrada y cada 90 minutos cambia el sentido de circulación de las lanzaderas. El tráfico rodado discurre con normalidad, aunque con mayor números de vehículos en circulación. Son muchos los que han optado por esta alternativa.

El Eurotúnel es un enlace de 50 kilómetros entre las localidades de Folkestone (sureste del Reino Unido) y Coquelles (norte de Francia). Está habilitado tanto para el tráfico rodado como para servicios ferroviarios. El Eurostar conecta tres de las principales ciudades europeas: Londres, París y Bruselas. Además, los automovilistas que entran en los trenes de alta velocidad de transbordo pueden permanecer en sus vehículos mientras cruzan el túnel o acceder al vagón club, donde tienen asientos y catering, un servicio muy apreciado por los camioneros.

En 2013, la infraestructura generó un volumen de negocios de 1.090 millones de euros.