El AVE a La Meca se inaugura un año y medio después

El AVE entre La Meca y Medina entrará en funcionamiento el próximo 4 de octubre.

El AVE a La Meca se inaugura un año y medio después

El servicio del tren comenzará el día 4 de octubre, si bien hasta septiembre de 2019 no estará a pleno rendimiento

La línea de alta velocidad que unirá las ciudades santas de La Meca y Medina, en Arabia Saudí, y proyecto abanderado de la marca España desde su firma en 2011, se inaugura hoy oficialmente en un acto al que asistirá el rey de este país, Salman bin Abdelaziz, si bien la puesta en servicio no comenzará hasta dentro de unas semanas.

Marcada por los retrasos y las complicaciones en la ejecución de las obras –el proyecto debería haber estado finalizado hace un año y medio-, la doble línea de 450 km conecta cinco estaciones: La Meca, Yeda, el aeropuerto internacional rey Abdulaziz, la ciudad económica del rey Abdullah en Rabigh y Medina.

La inauguración es un acto simbólico pues, a pesar de que la línea iniciará sus operaciones el 4 de octubre, no será hasta el mes de septiembre de 2019 cuando esté totalmente operativa

Inauguración simbólica

La inauguración es un acto simbólico pues, a pesar de que la línea iniciará sus operaciones el 4 de octubre, no será hasta el mes de septiembre de 2019 cuando esté totalmente operativa; es decir, con funcionamiento todos los días de la semana y con una velocidad de 300 km por hora.

Así, durante casi un año, los trenes circularán a una velocidad máxima de 200 km por hora, cuatro días a la semana (martes, jueves, viernes y sábado) y con paradas en dos de las cinco estaciones de la línea, en Yeda y la ciudad económica, hasta que se terminen de ajustar todos los sistemas y señalizaciones de la línea.

El AVE a La Meca podrá transportar a 60 millones de pasajeros al año mediante 35 trenes, que recorrerán la distancia en La Meca y Medina en menos de dos horas, menos de la mitad de lo que lleva hacerlo por carretera

El AVE a La Meca podrá transportar a 60 millones de pasajeros al año mediante 35 trenes, con capacidad para 417 pasajeros cada uno, que recorrerán la distancia en La Meca y Medina en menos de dos horas, menos de la mitad de lo que lleva hacerlo por carretera.

El proyecto se enmarca en la Visión 2030, un plan de desarrollo del Gobierno saudí para diversificar la economía y hacerla menos dependiente del petróleo, y tiene entre sus objetivos más importantes el de "duplicar el número de visitantes y peregrinos".

Proyecto español

Está previsto que asistan a la inauguración, además del rey de Arabia Saudí, el embajador español en el país, Álvaro Iranzo Gutiérrez, el presidente del consorcio constructor, Jorge Segrelles.

También estarán presentes representantes de las compañías que lo conforman -Adif, Cobra, Consultrans, Copasa, Dimetronic, Imathia, Inabensa, Ineco, Indra, OHL, Renfe y Talgo- y las saudíes Al Shoula y Al Rosan.

El proyecto, con un coste que superó los 6.700 millones de euros, se enfrentó también a diferentes sobrecostes e imponderables, entre ellas las condiciones del entorno, los problemas entre las empresas participantes o la escasa profesionalización en algunos trabajos

No acudirán, sin embargo, el ministro español de Fomento, José Luis Ábalos, ni los grandes directivos de las empresas que lo han hecho posible.

El AVE a La Meca

El proyecto, con un coste que superó los 6.700 millones de euros, se enfrentó también a diferentes sobrecostes e imponderables, entre ellas las condiciones del entorno, los problemas entre las empresas participantes o la escasa profesionalización en algunos trabajos.

Las labores de mantenimiento y operación correrán a cargo de la compañía española Adif, mientras que Renfe se ocupará de su explotación en los próximos 12 años

Tras dos ampliaciones de los plazos establecidos, el tren comenzará a operar con el modelo Talgo 350 Haramain, al que se han incorporado más de 30 tecnologías para adaptarlo a las altas temperaturas y la arena del desierto.

Las labores de mantenimiento y operación correrán a cargo de la compañía española Adif, mientras que Renfe se ocupará de su explotación en los próximos 12 años.