El tren con el que descubrir la África profunda como un explorador

Royal Livingstone Express. Foto Bushtracks Africa

El tren con el que descubrir la África profunda como un explorador

El Royal Livingstone Express recorre el corazón de Zambia en un centenario y lujoso tren a vapor

Mar Nuevo

Madrid

25/03/2020 - 15:31h

Aventura, historia, elegancia… El Royal Livingstone Express entraña la edad dorada del ferrocarril africano en un viaje único que discurre entre el Parque Nacional de las cataratas Victoria y Livingstone y nos regala a su paso increíbles vistas del atardecer en la sabana en un paisaje salpicado de elefantes, jirafas, impalas, cebras o rinocerontes, pero que no renuncia a una exquisita cena de cinco platos.

Y, todo, con una locomotora de vapor y vagones exquisitamente restaurados de la década de los años veinte del pasado siglo, recuperados y restaurados en 2008 por el artista y conservacionista británico David Shepherd.

[Para leer más: Transcantábrico, el tren más lujoso de España]

Royal Livingstone Express

El viaje en el Royal Livingstone Express puede hacerse en los dos sentidos (los martes y viernes parte de las majestuosas cataratas Victoria, y los miércoles y sábados de Livingstone, en Zambia, con un precio único de 189 dólares por persona) pero, en cualquier caso, se trata de una experiencia única que nos hará sentir como los primeros exploradores; eso sí, con algo más de glamour.

Royal Livingstone Express

La locomotora tiene casi 100 años. Foto: Royal Livingstone Express.

El convoy recorre, en alrededor de cinco horas, parte de la histórica vía férrea Mulobezi Railway, y fue conocido como la ‘Princesa de Mulobezi’, que durante décadas transportó madera a lo largo del río Zambeze, en Zimbabue

Construido por la North British Locomotive Company entre los años 1922 y 1928 -hará las delicias de los amantes de los ferrocarriles-, a partir de los años setenta el siglo XX cayó en desuso hasta acabar en un depósito de chatarra donde lo rescató Shepherd.

La princesa Mulobezi

Fue otro hombre, Chris Tett, quien afrontó la aventura de poner en marcha de nuevo el tren, ya enfocado al turismo, tras hacerse con una concesión de Zambia, al otro lado de las cataratas, en 2004.

royal livingstone express vagón restaurante. Foto Royal Livingstone Express.

Vagón restaurante. Foto: Royal Livingstone Express.

No logró reunir los vagones y restaurarlos hasta 2008. En total, cinco vagones: uno descubierto de observación, dos de tipo Wembley, un Chesterfiled y otro coche tipo club que alberga la cocina.

Tuvieron que ser profundamente renovados, siempre tratando de conservar piezas y accesorios originales con las comodidades actuales, como el aire acondicionado o una bodega. Hubo piezas que tuvieron que hacerse siguiendo las indicaciones del manual de especificaciones.

Parque Nacional Mosi-oa-Tunya

A medida que la locomotora se pone en marcha y su humo se mezcla con el vapor que arrojan las imponentes cataratas, comienzan a aparecer tras las ventanas los imperturbables habitantes del Parque Nacional Mosi-oa-Tunya o de las cataratas, en la parte de Zimbabue.

Parque Nacional Mosi oa Tunya. Foto Wikipedia.

Parque Nacional Mosi oa Tunya. Foto: Wikipedia.

Elefantes, jirafas, impalas, cebras o rinocerontes observan imperturbables el paso del convoy mientras sus pasajeros disparan una y otra vez sus cámaras fotográficas.

Una cena de lujo

Tras un aperitivo en el coche club, llega el momento de la cena. Cinco platos que se riegan con deliciosos vinos sudafricanos dan buena cuenta de la calidad de los productos locales y el buen hacer del equipo de cocina del Royal Livingstone Hotel, buque insignia del grupo Anantara en Zambia.

LivingstoneExpress Vagón restaurante. Foto Bushtracks africa

LivingstoneExpress Vagón restaurante. Foto: Bushtracks Africa.

A medida que cae el crepúsculo seguimos avanzando sobre el río Zambeze hasta llegar al suburbio de Dambwe y, finalmente, a Livingstone, ya en Zambia.