La expansión del AVE colapsará la red de Cercanías

La expansión del AVE puede colapsar el servicio de Cercanías y la operatividad en Sants, alertan los ingenieros catalanes.

La expansión del AVE colapsará la red de Cercanías

Los ingenieros de Cataluña alertan que la red de Barcelona está a un paso del colapso como consecuencia de la expansión del AVE

Los anuncios del ministerio de Fomento de impulsar los trenes de alta velocidad en Cataluña y la llegada del Corredor Mediterráneo llevará a un colapso de la red ferroviaria en Barcelona, y sobre todo, en la red de Cercanías, alertan los ingenieros catalanes.

El gobierno español había lanzado estas semanas una batería de medidas para expandir la red del AVE: por un lado, anunció la llegada de EVA, el servicio de alta velocidad low cost que conectará a Barcelona con Madrid. Luego, lanzó la propuesta de enlazar El Prat con el de Girona con este servicio, para lo cual se necesitará construir una nueva terminal en el aeropuerto barcelonés.

Y también está el proyecto del Corredor Mediterráneo para potenciar el acceso a El Prat desde Zaragoza, Lleida, Valencia, Tarragona, Girona y Figueres, entre otras poblaciones.

La falta de infraestructura amenaza a la red de Cercanías, dicen los ingenieros catalanes

El Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Cataluña dio la bienvenida a estos proyectos, pero dijo que sin las obras prometidas el AVE no podrá alcanzar su velocidad máxima y la red de Cercanías puede colapsar por falta de infraestructura.

Los ingenieros exigen que se pongan en marcha las obras de la estación de alta velocidad de El Prat, donde en el futuro deberían parar los servicios del AVE, Avant y el Corredor Mediterráneo.

Otra medida necesaria sería ampliar el vestíbulo y accesos de la estación de Sants de Barcelona y mejorar su relación con el resto de modos de transporte y con el entorno urbano, indicaron.

Impulso a La Sagrera

También consideraron que urge tener lista la estación de La Sagrera, que lleva al menos una década de obras y paralizaciones. Según los ingenieros, esta nueva terminal debería ser una intermodal de primer orden, tal como la de Sants.

La propuesta de este colegio es que La Sagrera sea la estación de cabecera de los trenes de alta velocidad que desde la capital catalana se dirijan hacia el sur, y Sants lo sea de los trenes que se dirigen hacia el norte, lo que permitiría aumentar las circulaciones en el tramo Madrid-Barcelona-Francia y absorber las circulaciones del Corredor Mediterráneo.

La R4 enlazará al aeropuerto

En cuanto a la conexión con el Aeropuerto de Barcelona, el Colegio cree que la mejor opción es que el servicio de Cercanías en las dos terminales sea una línea procedente del Vallès, la actual R4, como ya se preveía en el Plan de Rodalies 2008.

Otras alternativa, como una lanzadera entre Barcelona y el aeropuerto supondría introducir trenes con una frecuencia de paso elevada en un "sistema ya muy denso".

Cambios en el trazado de Barcelona

Dentro del casco urbano de Barcelona, los ingenieros creen que la red de Cercanías debería mejorar el tráfico ferroviario que atraviesa la ciudad a través de los túneles de plaza de Cataluña y el de Paseo de Gràcia.

Ello supondría una reorganización de las líneas de Cercanías actuales, lo que implicaría obras de infraestructura en los ámbitos L'Hospitalet-Sants y de Montcada-La Sagrera.