La alta velocidad conectará por primera vez Reino Unido y Alemania

El tren Eurostar llegó a Ámsterdam en 2018. Foto: Lex Van Lieshout | EFE.

La alta velocidad conectará por primera vez Reino Unido y Alemania

El cambio climático y la demanda de alternativas de transporte cada vez más ecológicas dan alas al Eurostar, que conectará por primera vez cinco países

Mar Nuevo

Madrid

07/10/2019 - 14:22h

Hizo historia al lograr conectar Londres y París a través del canal de la Mancha y mediante trenes de alta velocidad que, actualmente, conectan ambas ciudades en apenas 2 horas y 20 minutos. Tras extender sus servicios a otras ciudades como Bruselas y, desde el año pasado, también Ámsterdam, el Eurostar se prepara para dar un nuevo salto adelante.

Dicen de él que “ha logrado darle un nuevo sentido al viaje en tren” y no en vano cada año es escogido entre los mejores ferrocarriles del mundo. Desde aquella ruta inicial entre las capitales francesa y británica Eurostar se ha extendido hasta llegar a conectar las ciudades de Calais, Lille y Lyon -en invierno, también los Alpes-, y ofrece además servicios de alta velocidad a Róterdam, además de las mencionadas Bruselas y Ámsterdam.

[Para leer más: Así plantará cara Renfe a la llegada del AVE low cost]

Su siguiente parada mira al corazón de Europa, concretamente Alemania, que quedaría por primera vez directamente conectada con el Reino Unido por tren, pero también otros puntos del viejo continente, hasta conectar un total de cinco países.

El nuevo servicio de alta velocidad conectaría cinco países y prevé dar servicio a 30 millones de pasajeros anualmente en un década

‘Green Speed’

La actual Eurostar International Limited, (propiedad de la operadora francesa SNCF, Caisse de dépôt et placement du Québec, Hermes Infrastructure y SNCB, ha presentado un plan para fusionarse con el operador ferroviario franco-belga Thalys para expandir sus servicios a toda Europa en lo que se ha llamado Green Speed.

El servicio prevé conectar ciudades de Gran Bretaña, Francia, Bélgica, los Países Bajos y Alemania mediante un transporte “más ecológico que los viajes aéreos”, según explican sus responsables.

Movimientos como el reciente flygskam –‘vergüenza de volar’- importado de Suecia ya tienen su fenómeno complementario, en este caso tagskryt, que vendría a ser orgullo de viajar en tren, una tendencia que los operadores ferroviarios podrían capitalizar para impulsar sus propuestas.

Muy conectado a la tendencia que demanda viajes ecoresponsables y sostenibles, el proyecto se ha bautizado como Green Speed

Así, según detalló el presidente de SNCG y Eurostar, Guillaume Pepy, en la presentación del proyecto, el cambio climático y la creciente demanda de fórmulas de transporte más sostenibles “requieren una respuesta ambiciosa”, que se traduce, según sus planes, en la creación de una red combinada alta velocidad europea que conecte más ciudades.

"Reunir las fortalezas de Eurostar y Thalys sería una poderosa respuesta a este desafío”, explicó.

En este mismo sentido, la presidenta de Thalys, Sophie Dutordoir, añadió que, “Ahora más que nunca, el tren es la solución más segura, sostenible, rápida y eficiente para viajar dentro de Europa".

Además, recalcó que Bruselas desempeñaría un “papel central” en este proyecto como el centro de las diversas rutas, uniendo todas las ciudades que reciben servicios.

Actual red Eurostar

De acuerdo con el proyecto, los pasajeros tendrán acceso a una cantidad mucho mayor de viajes sin necesidad de escalas y con un solo billete. Por ejemplo, podrán viajar de Londres a Colonia en alrededor de cinco horas y media, pero también a Düsseldorf, Essen, Aquisgrán y Dortmund.

En Francia quedarían conectados con la capital británica ciudades como Burdeos (aproximadamente en cuatro horas y media), y las ciudades belgas de Amberes y Lieja.

El proyecto está respaldado por la SNCF y la Compañía Nacional de Ferrocarriles de Bélgica, con participaciones tanto en Eurostar como en Thalys. Para que vea finalmente la luz, además de sortear las incertidumbres generadas por el brexit, deberá lograr el visto bueno de la Comisión Europea.