Macron afila la tijera: llega el ajuste a SNCF

Francia tendrá trenes autónomos circulando en 2025.

Macron afila la tijera: llega el ajuste a SNCF

El gobierno francés está en alerta por el crecimiento de la deuda en la ferroviaria SNCF, que alcanza los 50.000 millones de euros

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

26/02/2018 - 13:50h

El presidente francés Emmanuel Macron no quiere poner ni un euro más en la Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SCNF), la empresa estatal de ferrocarriles francesa.

La deuda de la compañía creció de 20.000 millones a 50.000 millones en 20 años, y si no se aplican medidas de ajuste, aumentará en otros 15.000 millones en la próxima década, adiverten en el Elíseo.
El gobierno prepara la reforma de SNCF

Para meter en cintura a la empresa el primer ministro francés, Edouard Philippe, anunció que su Gobierno legislará por decreto para llevar a cabo una reforma profunda antes del verano, y que pueda sanear las finanzas.

El ministro dijo que la situación en SNCF es “alarmante, por no decir insostenible”. Para ello se basó en el informe que había encargado al expresidente de Air France Jean-Cyril Spinetta, que precisa que hacer circular un tren en Francia cuesta un 30 % más que en otros países europeos.

Circular un tren en Francia cuesta un 30% más que en otros países de Europa, advierte el gobierno de Macron

Philippe consideró que la abultada deuda amenaza “con tragarse todo el sistema" ferroviario francés.

El conflicto laboral latente

Un punto clave del crecimiento del pasivo es el estatuto de los 150.000 empleados de SNCF, dijo Philippe. El primer ministro subrayó que los actuales trabajadores mantendrán ese estatuto, pero los que sean contratados a partir de una fecha por determinar tendrán las mismas condiciones "de todos los franceses".

El gobierno francés aprovechará la reforma de las pensiones, prevista para 2019, para poner bajo la lupa el régimen de pensiones de los ferroviarios, que cuenta con condiciones más ventajosas que otros colectivos de trabajadores.

Los sindicatos se pusieron en alerta ni bien escucharon hablar de reformas a la empresa, y advirtieron que si hay recortes en su estatuto laboral habrá movilizaciones. De hecho, ya hay una huelga programada para el 22 de marzo.

Descartan la privatización (por ahora)

El gobierno de Macron descartó que SNCF sea privatizada, pero modificará sus estatutos para convertirla en una sociedad de acciones, y controlada íntegramente por el Estado.

El primer ministro reiteró la idea de que los grandes proyectos de nuevas líneas de alta velocidad (TGV) se han acabado porque "se han hecho en detrimento de la red ferroviaria clásica", y una de las consecuencias es que en un 20 % del total los trenes se ven obligados a circular a velocidad limitada por su mal estado.

Se mantendrán los ramales deficitarios

Por ello la prioridad será la renovación de esa red clásica, en la que se va a invertir "diez millones de euros durante los próximos diez años", dijo.

Philippe también calmó a los representantes de las comunidades rurales y de diversas regiones francesas, al asegurar que no se cerrarán 9.000 kilómetros de líneas secundarias que son deficitarias y que cuentan con pocos viajeros.