¿Qué pasa cuando una arquitecta diseña un tren?

El tren está diseñado para fundirse con el paisaje que atraviesa camino a las montañas de Chichibu.

¿Qué pasa cuando una arquitecta diseña un tren?

La ganadora del premio Pritzker Kazuyo Sejima diseñó un futurista tren con ventanas panorámicas e ideado como una sala de estar

Mar Nuevo

Madrid

13/09/2019 - 17:12h

Le pidieron que diseñara un tren “como nunca se había visto” y pensó en una cápsula que permitiera sentir que se flotaba sobre el paisaje. La arquitecta japonesa Kazuyo Sejima, ganadora de un premio Pritzker, está detrás del futurista tren de cercanías que conecta las estacies japonesas de Ikebukuro (Tokio) y Chichibu, en la prefectura vecina de Saitama.

Bautizado como serie 001 por representar el ferrocarril de la nueva era para la empresa, se conoce también como Laview, un acrónimo de los términos Luxurius living -vida lujosa-, Arrow, flecha, por la velocidad, y view por las vistas que los pasajeros pueden disfrutar desde sus grandes ventanales.

El tren se diseñó con la idea de deslizar a los pasajeros suavemente sobre los paisajes urbano y natural que transita

[Para leer más: Japón se prepara para lanzar el tren de los récords]

Un tren panorámico

Encargado con motivo del centenario del operador ferroviario Seibu Railway, el objetivo de la arquitecta era crear un vagón que pudiera deslizarse suavemente sobre los paisajes urbano y natural por los que discurriría.

Sejima train
Su ventana delantera curvada es ya un icono del tren.

Se escogió a esta profesional, precisamente, porque no tenía experiencia previa en el diseño de ferrocarriles, explicaron los responsables de la compañía. Para ella, el reto estaba en que, a diferencia de un edificio, "los trenes se mueven".

En lugar de un hándicap, la responsable, junto a Rye Nishizawa del estudio Sanaa, pensó en cómo el tren podría integrarse en su entorno, a la vez que ofrecer a los pasajeros un lugar donde relajarse.

El resultado es un tren curvado de ocho vagones, de exteriores en aluminio e interiores acogedores y grandes ventanas panorámicas

El resultado es un tren de diseño curvo de ocho vagones con una capacidad total de 422 asientos que cuenta, como característica más destacada, con grandes ventanas de 1,35 por 1,58 m que ofrecen impresionantes vistas panorámicas.

laview train
Los interiores se diseñaron para ser tan agradables como el salón de casa.

La comodidad de tu salón

Además del propio concepto del convoy, Sejima fue también encargada del interiorismo. Así, una tapicería mullida y gustosa, en color amarillo vibrante, en la que trabajó con la diseñadora textil Yoko Ando, recubre los asientos, que cuentan con reposacabezas ajustables y una mesita oculta en el reposabrazos.

La iluminación, agradable e indirecta, se regula durante todo el día para crear el ambiente más relajante posible

La pintura interior es blanca, para que contraste con el color de las butacas, y a la vez favorezca el ambiente de relax, para que los pasajeros se sientan como si estuvieran en sus casas en lugar de en un medio de transporte público.

“Quería hacer un tren que se sintiera como una sala de estar donde los pasajeros puedan relajarse libremente y sentirse motivados para viajar en el tren”, explicó en un comunicado.

 

En consonancia, la iluminación de los vagones, que se trabajó con Shozo Toyohisa, es deliberadamente suave e indirecta, y se ajusta durante todo el día para crear el ambiente más relajante en función de cada momento.

Hecho para mezclarse con el paisaje

El brillante exterior se remata con una pintura de aluminio desarrollada especialmente para este tren. El grado de reflexión ofrece “se estudió cuidadosamente para mostrar una nueva impresión del paisaje”, explicó la arquitecta.

En la parte delantera, una ventana curvada de 1,5 m de ancho, es la punta de lanza del tren y ejemplifica ese deseo de mezclarse con los paisajes que atraviesa.

Los nuevos trenes ya circulan desde el pasado mes de marzo y, a finales de2019, se espera haber reemplazado los siete ferrocarriles que realizan el servicio de 96 km entre las dos estaciones circulando a 120 km por hora.

Laview interiores

Su recibimiento no puede haber sido mejor: según el operador Seibu, las tasas de ocupación se han disparado entre un 60 y un 70% durante los fines de semana y entre un 30 y un 40% a diario.

Un nuevo ejemplo de que Japón, en lo que a los trenes se refiere, ya sea en velocidad o en diseño, sigue estando a años luz del resto del mundo.