Renfe se asegura 10.000 millones del Estado por una década

Los servicios de Media Distancia de Renfe

Renfe se asegura 10.000 millones del Estado por una década

Renfe blinda el monopolio de Avant, Media Distancia y Cercanías con el pago de 9.693 millones por parte del Estado

Mantener los servicios ferroviarios que son deficitarios tiene un precio. Renfe se aseguró el monopolio de los servicios de Avant, Media Distancia y Cercanías por diez años más a cambio de que el Estado aporte 9.693 millones de euros para garantizar la operatividad de estos ferrocarriles.

A partir de 2020 la Unión Europea determinó que el transporte ferroviario de pasajeros tiene que abrirse a la competencia, y en España se permitirá la llegada de nuevos operadores para los servicios de AVE y Larga Distancia.

Pero para las demás modalidades el Gobierno recurrió a una cláusula de la normativa de la UE que permite blindar con un período de transición los ramales que se consideran como de servicio público.

Así Renfe mantendrá el control de esos servicios por una década, y con la posibilidad de prorrogar el acuerdo por cinco años más.

El Estado destinará 1.000 millones anuales

Para ello el Estado aportará 1.000 millones para subvencionar el servicio hasta el 2027. Con este acuerdo Renfe puede poner en marcha nuevas alternativas de transporte en las redes de Cercanías y Regionales, que el Gobierno anterior había incluido en el acuerdo con la empresa ferroviaria.

Los servicios de AVE y Larga Distancia lograron récord histórico de 3,22 millones de pasajeros en julio

Además se estipula que se pongan en marcha nuevos servicios como el bono multiviaje para los tramos del Madrid-Cuenca y Madrid-Salamanca del AVE, mientras que se programan más frecuencias en los ramales Castellón-Vinarós, el Alicante-Villena, Vigo-Tuy y el denominado metro-tren de Córdoba.

Récord del AVE en julio

Los trenes de Cercanías de Renfe transportaron 423,6 millones de viajeros en 2017 (+3,6%) y los Regionales 23,3 millones (+1,5%). En tanto el AVE tuvo un registro de 21,10 millones de pasajeros y los trenes de Larga Distancia trasladaron a 11,7 millones de personas.

En julio estos dos últimos servicios lograron un récord histórico de 3,22 millones de pasajeros, un aumento interanual del 3,8%.

La línea estrella es la de Madrid-Barcelona, que logró 2,43 millones de pasajeros entre enero y abril, seguidas por la de Madrid-Sevilla (1,17 millones), Madrid-Valencia (739.600), Madrid-Alicante (542.000 pasajeros), Barcelona-Sevilla/Málaga (428.100), Madrid-Zaragoza-Barcelona (198.300) y Madrid-León (172.700).

En tanto, los ramales con menos de 100.000 pasajeros son los de Madrid-Zaragoza-Huesca (91.100), Valencia-Sevilla (79.200), Madrid-Barcelona-Marsella (44.100), Valencia-Málaga (34.600), Barcelona-Lyon (26.100), Ourense-Santiago-A Coruña (8.600) y Barcelona-Toulouse (7.700).