Tren Maya: el megaproyecto que catapultará el turismo en México

Los templos de Chichén Itzá quedarán conectados por el Tren Maya.

Tren Maya: el megaproyecto que catapultará el turismo en México

El tren unirá cinco estados del sureste de México en un total de 1.500 kilómetros y su coste se disparará hasta los 7.000 millones

Los principales destinos turísticos del sureste de México -Cancún, Tulum, Calakmul, Palenque y Chichen Itzá- quedarán conectados en un plazo récord de cuatro años gracias al Tren Maya, un faraónico proyecto ferroviario que impulsa el presidente electo Andrés Manuel López Obrador presupuestado en casi 7.000 millones de euros.

El tren turístico, siguiendo la estela de iniciativas como el Belmond Andean Explorer, busca comunicar los principales centros arqueológicos de la cultura maya en cinco estados del sureste mexicano con la finalidad de catapultar el turismo en la zona y desarrollar una de las regiones más deprimidas del país.

Su elevado costo, planteado inicialmente entre 6.200 y 8.000 millones de dólares (casi 7.000 millones de euros) puede poner en duda su viabilidad.

El elevado coste del Tren Maya, planteado inicialmente entre 6.200 y 8.000 millones de dólares (casi 7.000 millones de euros) pone en duda su viabilidad

Un tren ambicioso

Según los últimos detalles anunciados por el presidente López Obrador, el proyecto supone una ampliación de los 900 km previstos inicialmente, que comunicaban Quintana Roo, Chiapas y Tabasco. Así, con un trazado final de 1500 km, el Tren Maya incluye también Campeche y Yucatán.

La financiación del proyecto es el punto caliente. Por poner la cifra en contexto, el presupuesto excede al destinado para la ampliación del canal de Panamá (5.200 millones de euros). Las autoridades anunciaron que se utilizarán los fondos recaudados a través del impuesto al turismo, que anualmente ascienden a 320 millones de euros.

La cifra es, sin embargo, insuficiente, por lo que López Obrador señaló que se realizará “una convocatoria para buscar una sociedad con la iniciativa privada, de modo que va a ser una inversión mixta”.

Para agilizar su construcción, que se prevé realizar en un plazo récord de solo cuatro años, el presidente electo señaló que su administración comenzará con las licitaciones públicas de los contratos desde el primer momento en que asuma la presidencia, el 1 de diciembre.

El propio López Obrador se opuso durante la campaña electoral al proyecto del Tren Maya precisamente por su alto coste para las finanzas públicas

Los retos del Tren Maya

Las principales dudas sobre el proyecto aluden a la financiación y los plazos de ejecución. Según el investigador de la Facultad de Negocios de la Universidad de Lasalle, Bendreff Dessilus, “conforme el proyecto eche a andar se encontrarán posiblemente algunas dificultades que van a necesitar modificaciones”.

En declaraciones a BBC Mundo, este experto estimó en al menos dos años más el plazo necesario para ejecutar las obras.

Respecto a la financiación, destaca el hecho de que el propio López Obrador se opuso durante la campaña electoral al proyecto precisamente por su alto coste para las finanzas públicas. Justamente los retos presupuestarios dieron al traste con los proyectos ferroviarios de la anterior administración de Enrique Peña Nieto.

Otro desafío será la negociación con las comunidades afectadas por el trazado del tren, que incluye indígenas, así como con grupos ambientales que pueden oponerse por la inclusión de zonas protegidas.

Tulum Quintana Roo México. Visit México.
En México funcionan otros tres trenes turísticos, uno en Chihuahua y dos en Jalisco.

Por último, la viabilidad de la infraestructura una vez construida. Los expertos advierten de que el Tren Maya no podrá sustentarse únicamente por la venta de pasajes como han demostrado otras iniciativas en el país, como el Ferrocarril Chihuahua Pacífico –conocido como Chepe- que conecta Chihuahua y Sinaloa.

Otros dos trenes turísticos funcionan en Jalisco: el tren de Tequila Express y el tren José Cuervo Express.

De día, el tren transportará pasajeros; de noche, se dedicará a las mercancías, en un uso mixto que es habitual en lugares como Europa

Uso mixto del ferrocarril

Durante el día, el Tren Maya servirá para transportar pasajeros, conectar a los habitantes del sureste del país y acercar a los turistas los recursos arqueológicos y biodiversidad de la zona.

De noche se dedicará al transporte de mercancías. Ambas actividades convivirán amparadas bajo los derechos de vía de la antigua infraestructura ferroviaria, de la que prevén aprovecharse alrededor de 600 km.

Este tipo de líneas de tráfico mixto son habituales en Europa. Sin embargo, no están exentas de desafíos, especialmente a la hora de compaginar las velocidades y las pendientes del terreno porque en cada caso los requisitos son distintos.

Factor empleo

La construcción estimulará la creación de empleo en la zona, según señaló el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Eduardo Ramírez, quien apuntó la necesidad de “apoyo por el tema de la desigualdad en algunos estados”.

Además, Ramírez se mostró optimista sobre la participación de empresas mexicanas en el desarrollo y construcción del proyecto lo que serviría, a su juicio, “para impulsar la industria de la construcción nacional”.