La huelga de trenes de Francia paraliza el tráfico con España

Los servicios ferroviarios en Francia funcionan bajo mínimos en la cuarta jornada de huelga.

La huelga de trenes de Francia paraliza el tráfico con España

Sólo el 20% de los servicios entre Francia y España circulan en una nueva jornada de huelga

La nueva jornada de huelga en los ferrocarriles franceses mantiene las conexiones entre España y el país vecino bajo mínimos.

Sólo uno de cada cinco servicios del tren de alta velocidad AVE-TGV circula entre ambos países, la cantidad que se había programado cuando comenzó la huelga, el domingo 8 por la tarde.

Esta es la cuarta jornada de paros del personal de la empresa estatal SNCF contra el gobierno de Emmanuel Macron, que anunció un recorte en el plan de pensiones de los empleados de la ferroviaria y cambios en el convenio colectivo de trabajo.

El acatamiento del 74% entre los conductores potencia el alcance de la huelga en los ferrocarriles franceses

Además de la reducción en los servicios de alta velocidad, también circula uno de cada tres ferrocarriles suburbanos TER, y uno de cada seis servicios de media distancia Intercités.

Pérdida de convocatoria

La huelga causa retenciones kilométricas en torno a Ile-de-France, la región donde se encuentra París y su zona metropolitana, donde por la mañana se registraron hasta 400 kilómetros de retenciones, más del doble que un día habitual.

La medida de fuerza pierde fuelle en la cuarta jornada. Del miércoles 4 de abril, donde la convocatoria entre los trabajadores fue del 29,7%, se pasó al 24,9%, informó la dirección de SNCF.

Sin embargo, la adhesión es mayor entre los conductores y controladores, que llega hasta el 74%, lo que aumenta el impacto del paro.

100 millones de euros en pérdidas

Pero pese a la pérdida de convocatoria, el gobierno francés está irritado porque las huelgas ocasionaron 100 millones de euros en pérdidas, informó Guillaume Pepy, presidente de SNCF.

En declaraciones a la televisión BFMTV, Pepy señaló que el movimiento de paro provoca importantes pérdidas a las empresas, puesto que apenas circulan ferrocarriles de mercancías.

Pero el gobierno de Macron anunció que no piensa dar marcha atrás: su administración dijo que seguirá adelante con la reforma de SNCF, que a juicio de su presidente, es “necesaria” para adaptarse a la apertura del mercado, previsto para el 2020 en toda la Unión Europea.