Un nuevo tren de lujo para recorrer el corazón de Europa

golden eagle danube express train DANUBETRAIN0819

Un nuevo tren de lujo para recorrer el corazón de Europa

Ocho días para viajar de Budapest a Praga, a bordo del lujoso Golden Eagle Danube Express y con paradas en Bratislava, Viena y Cracovia

Mar Nuevo

Madrid

19/09/2019 - 17:58h

Lo importante no es llegar sino el camino en sí. Si en algún lugar cobra sentido esta filosofía viajera que propone disfrutar del trayecto y se asocia a un estilo relajado y disfrutón, aventurero y místico, es en los viajes en tren.

Especialmente en lo que se conoce como la edad dorada del ferrocarril, es fácil asociarlos a referentes como el Orient Express o los fastuosos convoys de Belmond, a largas travesías, pasajeros glamourosos, cenas de etiqueta a bordo y todo tipo de tramas, hazañas y peripecias.

Cuando parecía que el avión, con su inmediatez, había desterrado el disfrute por el desplazameiento como fin en sí mismo, renacen los grande viajes en tren, como el nuevo que circulará en Europa Central.

[Para leer más: Eastern & Oriental Express: la aventura en tren más lujosa de Asia]

Golden Eagle Danube Express

A bordo del lujoso Golden Eagle Danube Express, los pasajeros disfrutará de nuevo de los placeres del tren y de los encantos del viejo continente en un trayecto único de ocho días entre Budapest y Praga.

budapest 2500385 960 720
La hermosa Budapest marca el inicio del viaje.

En el camino se detendrán en la capital de Eslovaquia para admirar el imponente castillo de Bratislava, explorarán el centro histórico de Viena, visitarán la plaza de la ciudad medieval más grande de Europa en Cracovia o recorrerán hasta cuatro lugares reconocidos como Patrimonio Mundial por la Unesco.

Para 2020 se han anunciados dos únicas salidas del tren, los días 5 y 12 de julio

Lujo y glamour

Todo, claro, en un convoy de lujo con hermosos muebles de madera y sillones de terciopelo, salón de té, restaurante, grandes ventanales y un ambiente selecto, así como todas las atenciones posibles con servicio 24 horas al día.

Respecto a la gastronomía, se centra en las propuestas y recetas de Europa Central, con ingredientes locales y las mejores carnes y pescados que se compran en los lugares por los que discurre el tren, con capacidad para solo 50 pasajeros.

El tren cuenta con vagón restaurante y salón de té. Foto: Golden Eagle Danube Express.
El tren cuenta con vagón restaurante y salón de té. Foto: Golden Eagle Danube Express.

Si crees que la propuesta no puede ser mejor, aquí van un par de palabras más: viaje privado.

Y es que este recorrido se ofrecerá en dos únicas salidas los días 5 y 12 de julio de 2020, con precios, eso sí, que oscilan entre los 6.200 y los 20.000 euros en función de la cabina, que va desde la fastuosa superior deluxe con baño privado, cama king size a las más modestas -pero igual de cómodas- deluxe cabin y heritage cabin.

Además de las excursiones, en cada uno de los destinos se proponen experiencias especiales como un concierto en el Palacio Liechtenstein, en Viena, o un paseo en barco por el lago Balaton, al oestre de Hungría

Para que no te preocupes de nada, eso sí, la tarifa incluye todas las comidas y cenas, el alojamiento, excursiones, estancias en hoteles, bebidas, traslados y propinas.

Que empiece el viaje

Budapest, el punto de partida, es también destino del viaje los dos primeros días, un tiempo necesario para explorar el legado arquitectónico que se despliega en edificios barrocos, neoclásicos y art nouveau. Después de visitar el Palacio Real y la iglesia Matthias, de 1255, se puede llegar a la colina Gellert para disfrutar de sus fantásticas vistas.

Golden Eagle Danube Express.
Las zonas para viajar no pueden ser más cómodas. Foto: Golden Eagle Danube Express.

El tercer día, y ya a bordo del Golden Eagle Danube Express, se parte hacia Kexathely, a orillas del lago Balaton -y donde se puede dar un paseo en barco-, para llegar después a Bratislava.

En la capital de Eslovaquia hay que pararse en el imponente castillo y pasear por el casco antiguo. De nuevo a bordo y tras un almuerzo en el tren, se dibuja la siguiente parada: Viena.

[Para leer más: Cinco razones por las que enamorarse del barrio judío de Budapest]

La capital y mayor ciudad austriaca atesora rincones como su centro histórico, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, la Ópera y los edificios en torno a la Ringstrasse. Además se asistirá a un concierto en el Palacio Liechtenstein.

Rumbo a Polonia, el ferrocarril recorrido continúa su recorrido hasta Cracovia, donde perderse en Rynek Glowny, su plaza desde 1257, explorar los alrededores o acercarse a una visita al campo de concentración de Auschwitz.

El castillo de Praga domina todas las vistas de la ciudad. Foto: Pixabay.
El castillo de Praga domina todas las vistas de la ciudad. Foto: Pixabay.

Praga es la última parada de este maravilloso viaje, donde los viajeros estarán aún dos noches más, visitando su Ayuntamiento y su reloj astronómico, cruzando el archifamoso puente de Carlos y pateando el antiguo barrio judío. Un tranvía es la mejor elección para llegar hasta el castillo de Praga, considerado el más grande del mundo.