Globalia sepulta las adjudicaciones de autobuses de Fomento

Globalia sepulta las adjudicaciones de autobuses de Fomento

La compañía logra un tribunal declare nulo el tercer modelo de contratas de líneas regulares

Gabriel Trindade

Barcelona

26/02/2014 - 20:33h

Globalia acumula victorias sobre las concesiones de autobuses en España en los juzgados. La última, el 12 de febrero de este año, cuando la compañía de Juan José Hidalgo ha tumbado otra adjudicación. Se trata de la línea Bilbao-Castro Urdiales. Se trata de una concesión menor pero muy significativa: es la primera vez que se declara nulo el tercer modelo de contratas del sector.

El golpe incluso va más allá. El ministerio de Fomento estaba preparando ya los nuevos modelos de licitación --el cuarto-- con unas características muy similares a los que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha dejado fuera de combate. Fuentes del sector comentan que este revés puede hacer variar los planes del Gobierno sobre las licitaciones.  
 
Es la primera vez que se declara nulo el tercer modelo de contratas del sector
Globalia libra desde hace años una guerra de trincheras con Fomento para entrar en las concesiones de líneas de autobuses. Hidalgo ha logrado ganar terreno fruto de perseverar. Largas batallas judiciales que el año pasado recibieron un espaldarazo definitivo con un requerimiento de la Unión Europea en que forzaba a España a tomar medidas para adecuar las contratas a las exigencias de competitividad comunitarias.

El principal --pero no único-- punto de fricción era los privilegios de los compañías que tenían bajo su poder las concesiones frente a las que intentaban competir en nuevos concursos. No obstante, también señalaban las prórrogas de 25 años de muchas adjudicaciones. Unos obstáculos insalvables para las empresas que querían entrar en un mercado que mueve 1.300 millones de euros al año.

La sentencia en cuestión --la quinta que gana Globalia-- declara nulo el pliego porque recoge los argumentos del reglamento europeo de competencia y, además, señala la poca importancia que tiene en la puntuación el capítulo de tarifas y expediciones.