Google acusa a Uber de robo de tecnología

Prototipo del coche autónomo desarrollado por Waymo.

Google acusa a Uber de robo de tecnología

La matriz del buscador acusa a la plataforma de transportes de robar información confidencial sobre sus proyectos de coches autónomos

Equipo Cerodosbé

Barcelona

24/02/2017 - 14:30h

Alphabet, la matriz de Google, presentó una demanda contra la plataforma Uber por un supuesto robo de tecnología en el desarrollo de coches autónomos. La acusación proviene de Waymo, la unidad creada por el buscador para abrirse camino en el mundo de los vehículos automáticos, y acusa a Otto (subsidiaria de Uber) como culpable de robar la tecnología del sensor LiDAR.

Gracias a este sensor, Otto habría podido acelerar sus investigaciones en la tecnología de coches autónomos. Esta empresa fue comprada por Uber en agosto del año pasado por 680 millones de dólares, y uno de sus fundadores es Anthony Levandowski, un ingeniero que había participado en la creación del programa de vehículos autodirigidos del gigante tecnológico Google.

"Mientras que Waymo desarrolló sus sistemas propios LiDAR durante muchos años, los acusados sacaron provecho de información robada para acortar el proceso y supuestamente construir unos sistemas LiDAR comparables en tan solo nueve meses", se detalla en la demanda presentada en un tribunal de San Francisco (California), informa la web especializada The Verge.

En la demanda, Waymo exige una compensación económica (cuyo monto no se ha precisado), y que la justicia impida que Uber utilice esa información privilegiada.

Waymo detalla que antes de que antes de que Levandowski renunciara a su cargo en Google, en enero de 2016, descargó más de 14.000 archivos confidenciales, incluidos los diseños del circuito LiDAR, uno de los principales componentes en el sistema de los coches autónomos. Además, señala que Levandowski trató de "borrar cualquier huella forense" formateando su ordenador portátil.

Pero no fue el único. Según Waymo, otros exempleados de esta tecnológica, luego contratados por Otto y Uber, también descargaron archivos confidenciales relacionados con el dispositivo LiDAR, con información relativa a proveedores, detalles de fabricación y estado de las investigaciones.

Waymo se enteró del robo de la información por un descuido: uno de los proveedores envió un correo electrónico a Otto, pero con copia a Waymo. Allí incluyó un archivo con la descripción de un dispositivo muy parecido al LiDAR, lo que encendió las alarmas en la empresa de Google.