El Hyperloop llegará antes de lo esperado

Las cápsulas de Hyperloop podrán transportar de 30 a 40 personas.

El Hyperloop llegará antes de lo esperado

La compañía HyperloopTT rebaja de cinco a tres años el período en que las primeras cápsulas ultra rápidas comenzarán a operar

Las primeras cápsulas de Hyperloop podrán comenzar a transportar pasajeros en tres años. El consejero delegado de Hyperloop TT, Dirk Ahlborn, rebajó en dos años la estimación que había lanzado hace pocas semanas, cuando se presentó la primera cápsula en tamaño real en la planta gaditana de la compañía Carbures.

La nueva fecha en la hoja de ruta de la start-up fue anunciada en el evento S-Moving, Smart, Autonomous and Unmanned Vehicles Forum, que se realiza en Málaga. "No habrá que esperar a que nuestros hijos lo vean, seremos nosotros quienes podremos utilizarlo", aseguró el ejecutivo.

Si el proyecto no puede ir más rápido, indicó, es “por cuestiones de regulación y de normativas en su comercialización”, dijo.

De Barcelona a Madrid en 45 minutos

El Hyperloop es una cápsula que viajará suspendida en un tubo al vacío, y al no tener fricción de elementos ni viento en contra, podría alcanzar entre 1.000 y 1.200 kilómetros por hora. O sea, se podría ir desde el centro de Barcelona a Madrid en poco menos de 45 minutos.

Como describió Ahlborn en el evento de Málaga, una de las ventajas de este sistema es que contará con fuentes de energía renovables, ya sea solar como eólica o geotérmica, y tendrá un sistema de frenado regenerativo, lo que le permite reutilizar esta energía en el sistema.

Un sistema como el Hyperloop puede conectar a Barcelona con Madrid en 45 minutos

Las velocidades que podría desarrollar este sistema, como si fuera un avión sin alas, conectaría los centros de las ciudades en un tiempo tres veces menor que cualquier AVE.

Esto implicará un cambio demográfico, “donde en el futuro se hablará de mega regiones”, conectadas por estos tubos de transporte, lo que también cambiará la forma de comercializar e incluso de vida: “gracias a esta tecnología podremos decidir donde vivir y trabajar”, indicó el CEO de Hyperloop TT.

Se necesitan ventanas virtuales

Además del desarrollo del sistema de deslizamiento en el vacío, el proyecto contempla la creación de tecnología adicional para mejorar la experiencia del usuario.

Una de estas es la creación de ventanas virtuales, para que “parezca que estamos viajando pudiendo mirar a través de ella”, y evitar la sensación de encierro que podrían tener sus ocupantes.

El primero llegará a China

Hyperloop TT firmó un acuerdo con el gobierno de Guizhou (en China) para instalar este sistema en un tramo de diez kilómetros, ampliable a otros 50 si funciona exitosamente.

Ya hay otros doce países que también están en la lista de espera para tener este tipo de tren ultra rápido: Emiratos Árabes Unidos, Ucrania, Finlandia, Suecia, Gran Bretaña, Países Bajos, Suiza, Rusia, India, Estonia, EEUU y el Reino Unido integran el abanico de interesados, donde se firmaron acuerdos y encararon estudios de viabilidad con ambas empresas.

Por ahora España no está apuntada para tener este sistema en su territorio. En todo caso, Andalucía descolla como epicentro de su desarrollo. Además de las plantas de Hyperloop TT en Cádiz, en Málaga se instalará un centro de investigación promovido por Virgin Hyperloop One (empresa del multimillonario Richard Branson) y Adif, que tendrá una inversión de 432 millones de euros.