IAG apuesta por las compras tras digerir la crisis de Iberia

IAG apuesta por las compras tras digerir la crisis de Iberia

Vázquez asegura en la junta de accionistas que el grupo participará de la “consolidación” del sector

International Airlines Group (IAG) ha reunido a sus accionistas en la Bolsa de Madrid. Tocaba junta general, más calmada que la celebrada hace justo un año con el despido de 3.200 empleados de Iberia a flor de piel. El presidente del grupo hispano-británico, Antonio Vázquez, ha planteado su intervención con un tono y mensaje bien distinto al precedente.

La novedad estriba en la confirmación de que las aerolíneas que British Airways lidera están hambrientas y que participarán de la consolidación del sector. Es decir, IAG estudiará compras de cuartas compañías, o bien la adquisición de participaciones. “La consolidación está llegando y lo ha hecho para quedarse, más allá de las anacrónicas restricciones regulatorias”.

Que IAG se anime a invertir en otras aerolíneas responde a la “prioridad de construir un grupo más fuerte aunque no necesariamente más grande”. Por esta razón, se plantean opciones no tan ruidosas como la absorción de compañías completas. La compra de paquetes de capital es la opción más probable. “Se hará si ofrece sólidos beneficios estratégicos para IAG”.
 
 
IAG asegura que Iberia será en breve una de las compañías transatlánticas más competitivas
 
Por esta razón parece no haber prisa. IAG cuenta con las tres compañías “mejor posicionadas”, lo que le convierte en “un socio mucho más atractivo, sólido y mejor preparado de cara a cualquier consolidación que pueda tener lugar en el futuro”, asegura Vázquez

El consejero delegado, Willie Walsh, puso en valor el logro realizado en Iberia, tras acometer “una de las reestructuras más profundas jamás emprendidas” en el sector, que convertirá a la aerolínea en “una de las compañías más competitivas entre las que operan en mercados trasatlánticos”.

Respecto a British Airways, el primer ejecutivo destacó su progresión gracias a la integración de BMI y sus slots en Londres, que han permitido abrir nuevas rutas en mercados de crecimiento.

De Vueling, que se incorporó al grupo en 2013, valoró su “excepcional” resultado al incrementar capacidad y márgenes de beneficio al mismo tiempo, con una “trayectoria inigualable” de crecimiento. La convierten en “un gran activo” que aporta al grupo la posibilidad de reforzar su presencia en los tráficos intereuropeos y domésticos.

Walsh señaló que el grupo se ha marcado como objetivo ser “disciplinado” tanto en su capacidad como en sus inversiones. “Sólo incorporaremos nuevas rutas o nuevos aviones cuando exista una demanda clara y sólo invertiremos en nuevos productos y servicios si podemos obtener de ellos un beneficio superior al capital invertido", afirmó.
 
 
Vázquez dice a los accionistas que el dividendo se pagará cuando llegue el momento
 
IAG realizó un pedido a Airbus de 18 aviones A350 y convirtió las 18 opciones existentes de Boeing 787 en pedidos en firme. Como parte del contrato, firmó acuerdos con Airbus y Boeing para hasta 32 aviones A350 y 12 unidades de B787 del fabricante estadounidense, que están reservados para Iberia.

El grupo ha reiterado que se convertirán en compras firmes cuando la compañía de Barajas esté en posición de crecer de forma rentable, umbral que se alcanzará este año. Walsh sostiene que sólo con disciplina en lo relativo a inversiones  y produciendo beneficios sostenibles superiores a los gastos, la compañía será capaz de pagar dividendos.

Al respecto, Vázquez recordó que está en la vocación de IAG retribuir adecuadamente al accionista con una política de dividendos razonable, lo que se hará “cuando llegue el momento”.