IAG busca financiación para la nueva flota intercontinental de Iberia

IAG busca financiación para la nueva flota intercontinental de Iberia

El grupo aeronáutico distribuye el ‘mega contrato’ entre Airbus y Boeing tras asegurarse descuentos del 37%

El grupo propietario de Iberia, International Airlines Group (IAG), iniciará contactos esta semana para negociar la financiación que permitirá adquirir la nueva flota de largo radio. El responsable económico del holding, Enrique Dupuy, buscará banco para una operación que plantea 5.000 millones de euros en inversión. Además, se citará a las principales empresas de leasing como alternativa a las entidades de crédito.

Las conversaciones serán de tanteo, por ahora. IAG ha logrado arrancar a los fabricantes un compromiso de descuento sobre precio de catálogo de hasta el 37%. Pero no ha firmado pedidos en firme. Quiere tener todos los elementos sobre la mesa y esperar a que Iberia culmine la reestructuración.

Si las intenciones se sustancian en encargos, Airbus ganaría la mayor parte del contrato –18 modelos— a cambio de ceder más en precios. Un mínimo de 2.700 millones se destinarán a pagar sus aeronaves. El competidor, Boeing, recibirá unos 700 millones a cambio de otros cuatro aparatos. Para una segunda fase se reservan 1.400 millones.

Primero la reestructuración


El tipo de avión, el número de unidades y el precio se han definido en los últimos 15 días. A partir de 2017 y hasta 2021, Iberia recibirá cuatro Boeing 787-800 (B787-8) y 18 Airbus 350-900 (A350-9). En los próximos meses se decidirá qué modelos reemplazarán, a partir de 2021, a los Airbus 330-300 (A330-3) que Iberia ha estrenado este febrero. Hasta 2014 se incorporarán a la flota seis más. Ocho en total.

IAG matiza a los constructores que no se tomará ninguna decisión firme hasta que Iberia complete la reestructuración, cuya medida principal es despedir a 3.100 personas.

Flota mixta

Todo apunta a que Iberia imitará a su socia British Airways (BA) en la configuración mixta de la flota de largo radio. La hegemonía de Airbus en la aerolínea española toca a su fin de la mano del consejero delegado de IAG, Willie Walsh. Boeing considera a los británicos “clientes preferentes”. Como máximo responsable de BA, Walsh compró a los estadounidenses 28 unidades de largo radio. Los pedidos en el mismo sentido para Airbus se limitaron a 12.

Fuentes de la industria destacan que Walsh ha aprovechado el momento para amarrar la incorporación de nuevos aviones en las dos aerolíneas. A las inercias de la negociación conjunta se suman otros elementos para lograr precio. Boeing atraviesa semanas delicadas desde que las autoridades en Estados Unidos y en Europa retiraron provisionalmente la licencia de vuelo a los B787 por un problema en las baterías. Airbus, por su parte, tiene dificultades para completar el proyecto del A350.

En fase de prototipo

El nuevo avión europeo, que aspira a dominar la flota de largo radio de Iberia, es aún un prototipo. La semana pasada se ensambló el modelo de prueba. El A350 apenas ha salido del hangar y los retrasos son considerables. Air Europa renunció, con un contrato en firme, a los A350 y se pasó a los B787 por las demoras en la entrega. Que IAG respalde ambos proyectos con un acuerdo de intenciones ha supuesto sustanciosas rebajas adicionales en el precio a pagar si los pedidos se materializan.

Tanto el A350 como el B787 son modelos de características similares. En función de los motores que reciban pueden cubrir distancias de 15.000 kilómetros. Admiten unos 300 pasajeros en tres configuraciones de cabina distinta. Consumen de media un 20% menos de combustible que los actuales aviones intercontinentales de Iberia, los A340-600.