IAG compra la aerolínea BMI para ganar terreno en Reino Unido

IAG compra la aerolínea BMI para ganar terreno en Reino Unido

La pequeña compañía de Lufthansa cuenta con una buena posición en el principal aeropuerto británico

Un avión de Lufthansa en el aeropuerto de Bilbao
El grupo aeronáutico IAG, integrado por British Airways e Iberia, ha alcanzado un acuerdo con la aerolínea alemana Lufthansa para comprar British Midland Limited (BMI), una pequeña aerolínea británica con base en el aeropuerto londinense de Heathrow que hasta ahora pertenecía íntegramente a la compañía germana y que costará a IAG unos 172 millones de libras (206 millones de euros) que se pagarán íntegramente en efectivo.

En noviembre se había anunciado un preacuerdo para la compra de BMI, adquisición que se ha llevado a cabo finalmente este jueves y a través de la cual --según ha informado IAG a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)-- el beneficio previsto para 2015 de 1.500 millones de euros aumentaría en 100 millones más.

Posición en Heathrow

Una de las grandes ventajas de esta adquisición es la mejora de la posición competitiva de IAG en uno de los primeros aeropuertos europeos y el primero de Londres y del Reino Unido, Heathrow. En este hub (centro logístico) de British Midland Limited, IAG incrementará en hasta 56 pares adicionales sus slots (derechos de despegue y aterrizaje).

BMI se compone de tres unidades de negocio diferenciadas: BMI Mainline, BMI Regional y BMI baby. Según ha informado IAG a la CNMV, Lufthansa tiene la opción de vender estas dos últimas antes de completar la operación.

Despidos

Por último, la compañía hispanobritánica también ha anunciado, a través de su presidente Willie Walsh, que "dada la magnitud de las pérdidas de BMI, existe la necesidad urgente de reestructurar el negocio. Lamentablemente, ello requerirá reducir algunos puestos de trabajo, pero a cambio nos garantizará un número significativo de empleos de alta calidad aquí en el Reino Unido y la creación de nuevos puestos similares en el futuro. Con la compra de BMI por parte de IAG se protegerán más puestos de trabajo británicos que si la aerolínea hubiera cerrado y sus slots en Heathrow hubieran sido vendidos. Se generarán costes de reestructuración repartidos a lo largo de tres años, pero en total estos serán significativamente más bajos que las pérdidas anuales actuales de BMI".