Iberia confía en que su nueva filial de bajo coste le hará volver a tener beneficios

Iberia confía en que su nueva filial de bajo coste le hará volver a tener beneficios

El consejero delegado de la aerolínea, Rafael Sánchez-Lozano, reconoce que la apetencia del grupo AIG por la germana bmi es casi obligado

Jorge Chamizo

18/10/2011 - 17:18h

La travesía del desierto de Iberia no ha acabado. El consejero delegado de la aerolínea, Rafael Sánchez-Lozano, prevé seguir en pérdidas en 2012 por la débil coyuntura económica, su impacto en la demanda, su ineficiente estructura de costes y el encarecimiento del precio del combustible. Los ahorros sustanciales en la operación no podrán aplicarse hasta 2013, cuando esté a pleno rendimiento la filial de bajo coste.

Iberia se muestra satisfecha con el rendimiento de sus operaciones en Barcelona y con las de Vueling aunque supedita el futuro de los vuelos de largo radio desde El Prat a su funcionamiento y a la estrategia global del grupo IAG.

Tras perder 70 millones en el primer semestre de este año, Iberia no remontará el vuelo hasta 2013. En 2012 pondrá en marcha la aerolínea de bajo coste para corto y medio radio pero todavía será pronto para que la mayor eficiencia de esta filial se note en la cuenta de resultados. "Previsiblemente perderemos dinero hasta 2013", subraya Sánchez-Lozano durante su intervención en un encuentro informativo organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE).

Málas perspectivas para el sector

El responsable recordó que la aerolínea registró en el primer semestre de este mismo año pérdidas operativas de 78 millones de euros y destacó que 2012 será un año "muy difícil" para la industria aérea. Como muestra cita las previsiones de la IATA, que cifra en 300 millones sus previsiones de beneficios agregados para toda la industria en 2012.

Uno de los principales problemas que tiene la aerolínea para entrar en beneficios es el encarecimiento del combustible, que ha llegado al 42%, lo que ha impulsado al alza en los costes. Se prevén subidas adicionales en 2012 y las coberturas de precio no serán tan sustanciosas como en 2011.

La nueva empresa "eficiente", aunque pretende ganar dinero desde el primer año, no podrá compensar en 2012 el deficitario negocio en el medio radio. En el largo, se volarán menos aviones que en 2011 al suprimir unidades cuatrimotores, que serán reemplazadas por el modelo bimotor Airbus 330, más eficiente, a finales de ese año con la intención de volver a crecer en ese segmento en 2013.

Vueling seguirá creciendo

La creación de esa línea de bajo coste no modifica la estrategia del grupo en Barcelona. “Vueling seguirá creciendo en Barcelona, lo está haciendo muy bien y demuestra que un operador low cost puede ganar dinero, explica Sánchez Lozano, que avanzó también negociaciones entre Iberia y Vueling ara prorrogar el actual acuerdo de vuelos compartidos entre ambas empresas en Madrid de cara a la temporada de verano.

El largo radio desde Barcelona está funcionando bien, según el primer ejecutivo, pero “podrá crecer o decrecer”. "Es bueno que estemos haciendo esos dos vuelos en el grupo, pero podemos cambiar la decisión tomada sobre estos vuelos si lo consideramos necesario", añadió.

Respecto al interés de la Matriz, AIG, por la filial de bajo coste de Lufthansa, ha asegurado que el grupo “está casi obligado a interesarse por BMI”. El ejecutivo ha explicado que cuando una aerolínea, como ha hecho la low cost de Lufthansa, pone a la venta el 10% de los slots de Londres-Heathrow, el segundo hub más importante para Iberia después de Madrid, es inevitable “mirarlo”. “No se pueden programar las operaciones corporativas, porque las oportunidades vienen cuando vienen. Como el caso de participar en la privatización de la portuguesa TAP”.

La polémica de los retrasos

El primer ejecutivo no quiso ahondar en la polémica entre su aerolínea y AENA sobre los retrasos habituales en la operativa de los vuelos en España. Pero insistió en que desde que estalló el conflicto con los controladores el sistema funciona peor. “Es una mala noticia que Madrid y Barcelona aparezcan en las estadísticas de Eurocontrol como los aeropuertos con más retrasos de Europa, pero no quiere entrar en quién tiene la culpa o no. Los operadores nos tenemos que adaptar a esta situación.