Iberia deja de ser un lastre y Vueling toca techo

Iberia deja de ser un lastre y Vueling toca techo

International Airlines Group gana seis veces más que en 2013 con, por primera vez, todas las compañías en ganancias; las dos franquicias españolas apenas suponen el 20% del beneficio mientras British genera en solitario el resto

Ismael García Villarejo

Madrid

27/02/2015 - 12:31h

International Airlines Group (IAG) ha logrado, por primera vez desde su creación, que todas las aerolíneas que lo integran ganen dinero. La balanza, sin embargo, está claramente escorada hacia el mercado británico. British Airways muestra su fortaleza incontestable al generar un 80% de las ganancias operativas. Iberia y Vueling aportan el 20% restante del saldo. Entre las tres han generado un giro neto de 1.003 millones de euros.

El resultado estricto del negocio se eleva a los 1.390 millones, el 80,5% más. La compañía británica demuestra su poderío no sólo en el aire, con la mayor flota de B747 del mundo y sus nuevos B787 y A380, sino en las distintas líneas de la cuenta de resultados. De los 1.390 millones en conjunto, 1.215 se han amasado en sus rutas. La diferencia se la reparten Iberia y Vueling.

Mercado español

En Madrid, por fin pueden celebrar que Iberia ha dejado ser un lastre. El beneficio es tibio, de apenas 50 millones de euros, pero la compañía de Barajas ha salido de pérdidas. No sucedía desde 2008 y en el último ejercicio, el de 2013, los números rojos engordaban unos pesados 166 millones de desfase. El consejero delegado de IAG, Willie Walsh, está eufórico: "en 2013 anunciamos que nuestra intención era que Iberia fuera rentable en 2014 y hemos cumplido esa promesa".

La otra marca española del grupo, Vueling, parece tocar techo. Gana dinero, algo de lo que pocas compañías pueden presumir en Europa, pero el modelo de negocio da síntomas de haber llegado a máximos. El beneficio derivado de sus operaciones (141 millones) apenas sube respecto al del ejercicio pasado (139 millones). Ello a pesar de que la firma con base en Barcelona ha desplegado intensos planes de expansión en los últimos 12 meses. La inversión destinada a crecer realizada los años anteriores se digerió con impactos más moderados.

Más beneficio en 2015

Los ingresos totales de IAG sumaron 20.170 millones de euros, el 7% por encima del año anterior (la facturación por billetes creció el 9,6%, hasta los 17.825). El grupo consiguió moderar el incremento de costes, fundamentalmente gracias al recorte de los precios del petróleo y su efecto en la factura de combustible. A pesar de elevar la oferta el 9,3% el año pasado, los gastos crecieron el 7% si no se contabiliza el carburante. La factura de combustible creció un tibio 0,6%.

Walsh confía en mejorar aún más las cuentas durante este año. Las previsiones del grupo pasan por elevar el beneficio de operaciones conjunto por encima de los 2.200 millones de euros, en torno al 60% más, si se mantienen los niveles actuales de precio de combustible y de tipos de cambio. La compañía prevé elevar la capacidad otro 5,5% durante 2015. Entre los grandes retos del ejercicio destaca la opa sobre Aer Lingus, que aún se negocia con el Gobierno irlandés y Ryanair.

Los mercados premian el desempeño de IAG con subidas del 3%.