Iberia Express desaparecerá

Iberia Express desaparecerá

Vueling absorberá su estructura una vez integrada en IAG

Iberia Express será una aerolínea de vuelo corto. La oferta pública de adquisición (OPA) y exclusión lanzada por International Airlines Group (IAG) sobre Vueling supondrá el inicio del fin de la filial de bajo coste de Iberia. Si la operación financiera culmina con éxito, los primeros esbozos de los nuevos planes operativos contemplan que la estructura y negocio que ha ido asumiendo Iberia Express se transfieran a Vueling, que se desplegará en Madrid. Será la única filial para el medio y corto radio en el sur de Europa del grupo internacional liderado por British Airways.

El mayor centro operativo de Vueling seguirá en Barcelona, aunque existen dudas sobre la sede social y ejecutiva. El Aeropuerto del Prat será su casa, pero gradualmente ganará protagonismo en Barajas. Cuando la operación esté culminada, Iberia sólo transportará pasajeros de larga distancia. El resto de rutas, fuente de pérdidas según Londres, pasarán a ser el negociado de Vueling.

La primera en España

La aerolínea presidida por el ex ministro de asuntos exteriores, Josep Piqué, es de las pocas en el sur de Europa que ganará dinero este año. Encadenará cuatro ejercicios seguidos arrojando beneficios para los accionistas. En los nueve primeros meses de 2012, ha ganado 42 millones de euros.

En este periodo, ha transportado a más de 11 millones de pasajeros. Si desde la fundación de Iberia Express, ambas aerolíneas hubieran operado conjuntamente, habrían transportado a casi 14 millones de clientes. De facto, habría sido la primera aerolínea del país, superando a la matriz Iberia. La integración será relativamente rápida una vez activada. Vueling y Express usan el mismo tipo de aeronave (A320) y se da la circunstancia que parte del staff de Express trabajó bajo las órdenes del consejero delegado de Vueling, Alex Cruz.

¿Nueva Vueling?


El anuncio de la OPA coge a Vueling en plena mutación. A mediados de octubre, Cruz escenificó la renuncia de la aerolínea a sus orígenes como low cost. La llegada de nuevos aviones, a partir de 2014, supondrá el despliegue de una serie de nuevos servicios a bordo que el propio Cruz sitúo “en la vanguardia de la industria”. De hecho, será una de las primeras aerolíneas en ofrecer wifi a sus pasajeros durante el vuelo.

Las aeronaves se dividirán por clases y los servicios business ya se agrupan bajo la marca comercial Excellence. La aerolínea suministrará pasajeros a su nueva copropietaria British Airways y a American Airlines desde el Aeropuerto de El Prat. En Madrid alimentará los vuelos intercontinentales de Iberia, el único cometido de la compañía una vez resuelta la operación y absorberá a Express. Este es el último punto de la hoja de ruta que este miércoles abría la OPA lanzada por IAG, por lo que tardará meses en sustanciarse. Hasta entonces, ambas filiales de Iberia operarán como si el asunto no fuera por ellas.