Iberia presenta su filial en un mar de contradicciones

A320 de Iberia Express en Barajas

Iberia presenta su filial en un mar de contradicciones

La compañía de bandera considera que su participada catalana Vueling no está adaptada para volar en red junto a ella. Sin embargo, lanza Express en algunas rutas que anteriormente se las había cedido en código compartido

Iberia Express nace en medio de la controversia en todos los sentidos. A punto de despegar este domingo, la compañía ha manifestado que no es una low cost al uso, si no una aerolínea de bajos costes, que contribuirá a facilitar la conexión de largo radio de Iberia en su hub de Madrid.

La compañía pretende hacer rentable el ahora deficitario mercado de corto y medio recorrido del grupo. Sin embargo, este papel lo ha estado desempeñando Vueling –con la que Iberia tiene acuerdos de códigos compartidos-- hasta la llegada de la famosa Express al sector.

“La compañía sale al mercado para operar conectada en red con Iberia desde Madrid. Algo que no hace Vueling”, según han manifestado el consejero delegado de Iberia Express, Luis Gallego, y el de Iberia, Rafael Sánchez-Lozano, este viernes en la presentación de la filial.

Los directivos han señalado que la compañía que preside Josep Piqué opera en Barcelona con un modelo “puramente” low cost, “que no está adaptado para volar en red con Iberia”.

Mercado que cubría Vueling

La realidad, sin embargo, demuestra lo contrario. Iberia está cogiendo el mismo patrón con Express que en su día hizo con Vueling, cuando cedió vuelos, por ejemplo, desde Madrid a Alicante y a Málaga en código IB, el verano pasado. Rutas que de ahora en adelante serán cubiertas por la nueva subsidiaria.

Además, en su estreno para trayectos europeos, la filial de Iberia asumirá vuelos con destino en Ámsterdam, que actualmente hace Vueling desde Madrid.

Cuatro tipos de tarifas


Iberia Express ofrecerá cuatro tipos de tarifas: la business, con todos los servicios de esta clase en Iberia; la flexible, que permitirá reembolsos mediante el abono de un fee; la estándar, que incluirá una maleta y la selección de asientos, y por último, la express.

La express contará con precios “muy asequibles”, explica la empresa, pero sin la posibilidad de llevar maleta y sin elegir asientos. En pocas palabras, será esta clase la que se asemeje al modelo low cost en el que Iberia pierde dinero en España.

17 rutas en 2012


La compañía operará un total de 17 rutas --doce nacionales y cinco internacionales-- en 2012, primer año en el que prevé transportar 2,5 millones de pasajeros.

Levantará el vuelo este domingo con cuatro destinos nacionales --Mallorca, Alicante, Málaga y Sevilla--, y precios de lanzamiento a partir de 25 euros.

El primer trayecto saldrá de Barajas rumbo al destino alicantino. Será un vuelo comercializado como Iberia y que operará ya su nueva filial Iberia Express. En caso de que el usuario no quiera volar con la nueva compañía, podrá solicitar la devolución del importe.

Más adelante, en mayo, se sumarán cinco ciudades nuevas: Vigo, Lanzarote, Granada, Menorca e Ibiza. En los meses de junio y julio volará a Europa (Dublín, Riga, Mikonos y Nápoles), además de Santiago, Fuerteventura y La Palma. En septiembre, se incorporará Ámsterdam.

Capital social de 20 millones

El objetivo es “ganar dinero desde el primer día”. Iberia cifra en 100 millones de euros los ahorros derivados del lanzamiento de Express de cara a 2015. La capitalización de la compañía alcanza los 20 millones de euros, invertidos por la matriz, subrayó Sánchez-Lozano.

La nueva low cost, contará inicialmente con 500 empleados y cuatro aviones A320, que alcanzarán los 14 este año. Aumentarán progresivamente hasta 16 aviones en 2013, 28 unidades en 2014 y 40 aviones en 2015.