Iberia presionará para que el AVE llegue a la T4

Iberia presionará para que el AVE llegue a la T4

La aerolínea estrechará lazos con Renfe ya que considera que el tren sólo es un competidor en trayectos menores de tres horas

Ismael García Villarejo

Barcelona

30/01/2015 - 22:51h

Vista aérea de la T4 de Barajas
Iberia reclamará al Gobierno que uno de sus mayores competidores llegue hasta su casa. La compañía aérea considera que el modelo de éxito de transporte en España es la intermodalidad. Es decir, la combinación de varios vehículos para alcanzar un destino. Sus directivos así lo han reconocido. El director comercial, Marco Sansavini, admitió que es la fórmula que gustaría en el seno de la firma aeronáutica.

La posibilidad se perfila como el complemento perfecto para que los clientes potenciales que pueden alcanzar el aeropuerto en un máximo de tres horas en ferrocarril de alta velocidad embarquen en los vuelos intercontinentales. Dicho de otro modo, Iberia quiere potenciar los lazos con Renfe para convertir a su rival en la corta distancia en un aliado que potencie la conectividad del largo radio.

La experiencia se ha introducido con éxito moderado por Air Europa, que ofrece algunas combinaciones. Sin embargo, el paquete no triunfa debido a las dificultades de los viajeros para alcanzar las terminales de Barajas desde Atocha. Las terminales 1, 2 y 3 carecen de estación. En la moderna terminal 4 sólo llega un tren de cercanías cada media hora. Este marco obliga al pasajero a transbordar con las maletas por los subterráneos de Madrid.

Iberia estudiará durante 2015, de todos modos, cómo acercarse a Renfe. Se trata de una de las líneas de expansión que podrían desembocar en importantes novedades. El plan podría tener una víctima colateral: el puente aéreo. Sansavini ha garantizado que el enlace sin reserva previa entre Madrid y Barcelona continuará "como producto" y mantendrá sus características históricas. "Está muy bien valorado por los clientes pero hoy es altamente deficitario".

La decisión sobre qué hacer con la emblemática ruta se "anunciará más pronto que tarde". "Es evidente que no podemos demorarnos en la toma de decisiones", explica el responsable comercial de Iberia. La solución está en el propio grupo y todas las miradas se giran hacia Iberia Express. La filial low cost ha sido rentable desde la fundación, hace dos años. Por ahora tiene confirmadas 14 nuevas rutas desde Madrid y Canarias.

Express es la cuarta compañía por volumen en Barajas y opera 17 aviones A320-2. El objetivo es posicionarse como la tercera opción en el aeródromo madrileño y la potencialidad de Barcelona parece clara en su modelo de negocio. Por otro lado, la sustitución garantizaría la conectividad con los servicios intercontinentales. Esa función ya la cumple para Iberia desde otros aeropuertos españoles y europeos.

A pesar de que la convivencia del avión con el tren de alta velocidad está por definir, el agua baja tranquila en Iberia. En Fitur se ha confirmado que a finales de año llegará el primer avión del pedido de 16 nuevos aparatos. Se trata de un A330-2. La compañía trabaja aún para avanzar la recepción de los A350-9. Con la flota actual, de todos modos, este año se ampliará la oferta en América y Oriente Próximo.

A los anuncios del regreso a La Habana (Cuba) y la apertura de Medellín y Cali (Colombia), se suma a ahora que los vuelos a Santo Domingo pasarán a operarse de cinco a siete veces por semana ( 40% en capacidad). Además, se incrementa la oferta hacia Israel mediante un cambio de avión. Dos vuelos semanales se operarán con un A330-3. El modelo, hasta ahora, se reservaba a los destinos intercontinentales.