Iberia registra pérdidas operativas de 61 millones y su matriz gana 555 millones

Iberia registra pérdidas operativas de 61 millones y su matriz gana 555 millones

La aerolínea española pierde 3 millones de euros por cada jornada de huelga que realizan los pilotos de la compañía

Avión de la compañía Iberia
El holding nacido de la fusión Iberia-British Airways, IAG, registró en 2011 unos beneficios después de impuestos de 555 millones de euros, lo que supone más de cinco veces la cifra obtenida en 2010, que ascendía a 100 millones de euros, según informó la compañía en un comunicado. Mientras tanto, la filial española registró unas pérdidas operativas en el periodo de 61 millones, lastrada por la débil demanda, su estructura de costes y la huelga de los pilotos.

La cifra de negocio subió hasta 16.339 millones de euros, lo que supone un incremento del 10,4% con respecto al año anterior, cuando facturó 14.798 millones de euros. El beneficio operativo del grupo alcanzó los 407 millones de euros, con una mejora del 81% con respecto a 2010.

La mejora en los resultados se produjo a pesar de que el coste del combustible durante el ejercicio aumentó el 29,7% hasta 5.068 millones de euros antes de partidas excepcionales.

La compañía cita una mejora de los ingresos y un "buen comportamiento" del segmento 'premium' como causas del incremento de la rentabilidad, junto con las sinergias netas de costes e ingresos de 74 millones de euros, 64 millones por encima del objetivo, en el primer año desde la fusión.

En el cuarto trimestre, el grupo registró un beneficio después de impuestos de 217 millones de euros, más del doble que los 90 millones del mismo periodo del ejercicio anterior, e ingresó 4.076 millones, un 6,9% más.

El grupo informa además de que el efectivo se redujo en 617 millones de euros en el ejercicio, hasta 3.735 millones de euros y que la deuda neta de IAG aumentó en 253 millones de euros en el ejercicio, hasta 1.148 millones.

Las incertidumbres

El consejero delegado del grupo, Willie Walsh, se mostró satisfecho de los resultados, aunque reconoció que Iberia está expuesta a la incertidumbre financiera en un mercado muy competitivo y subrayó que su "desafío" sigue siendo aumentar su competitividad debido a que cuenta con una estructura de costes elevados y a "prácticas laborales desfasadas".
"El lanzamiento de Iberia Express a finales de marzo, junto con la reestructuración de la red y su 'hub', permitirá a Iberia llegar a ser una compañía con mayor enfoque al cliente y más efectiva en términos de costes", explicó. Las pérdidas operativas de Iberia contrastan con los beneficios operativos de 592 millones de euros de BA.

Estas declaraciones coinciden con la duodécima jornada de huelga de Iberia, que cancelará 131 vuelos este miércoles por los paros convocados por sus pilotos en protesta de la creación de Express.

El coste de la huelga, 36 millones

Según los cálculos del 'holding', la huelga de los pilotos de Iberia causa unas pérdidas de tres millones de euros por cada jornada. Dado que los pilotos han llevado a cabo doce jornadas de paros incluida la de este miércoles, las pérdidas acumuladas de Iberia ascienden a 36 millones de euros desde que comenzaron los paros, el pasado mes de diciembre.

"Seguimos centrados en maximizar los beneficios mediante mejoras de la eficiencia y el lanzamiento de Iberia Express es un paso importante en esa dirección", subrayó la compañía, que reconoce que como consecuencia de ello se está enfrentando "a un conflicto continuado" con el colectivo de pilotos de Iberia. "Estamos totalmente comprometidos con el proyecto y creemos que sus beneficios superarán con creces los costes", asegura el grupo.

Sobre la adquisición de bmi, Walsh destacó que tras la integración de la línea de bajo coste en BA, sujeta a la luz verde de los reguladores, la compra permite al 'holding' crecer en el aeropuerto de Londres-Heathrow. IAG ya se ha comprometido a continuar los vuelos de Heathrow a Belfast y se incrementarán los servicios hacia Escocia.

De cara al futuro, IAG destacó la existencia de "incertidumbres" debido al conflicto con los pilotos de Iberia y los costes de la huelga, y al encarecimiento del crudo, que podría suponer un incremento del coste del combustible de más de 1.000 millones de euros, un impacto "especialmente duro" en el primer y segundo trimestre, aunque menos severo en el segundo semestre en un entorno de precios estable.