Iberia vende su participación en Amadeus para pagar el nuevo ERE

Iberia vende su participación en Amadeus para pagar el nuevo ERE

La operación generará 576 millones brutos en ganancias y se destinarán en su totalidad al 'plan de transformación'

Ismael García Villarejo

Madrid

31/07/2014 - 20:19h

Luis Gallego, presidente de Iberia
Iberia ha ejecutado la opción que firmó en 2012 para vender la totalidad de su participación en Amadeus. El consejo de administración de International Airlines Group (IAG) ha aprobado este jueves la operación, que implica traspasar al banco de inversiones Nomura los 33 millones de títulos (7,5%).

A cambio, se ingresarán 578 millones de euros, con un beneficio de 576 antes de impuestos, según el hecho relevante. IAG obtendrá otros 84 millones. La línea aérea española fundó con Lufthansa, Air France y SAS el grupo proveedor de servicios tecnológicos. Iberia ha reducido poco a poco su participación desde que Amadeus empezó a cotizar en bolsa en 1999.

Le venta en diferido que diseñó Iberia hace dos años ha permitido garantizar una revalorización adicional del 10% sin asumir los riesgos intrínsicos a la renta variable, que hace dos veranos entonaba caídas generalizadas. Sin embargo, a toro pasado, se aprecia que habría exprimido con mayor intensidad la acción en la bolsa.

El 31 de julio de 2012, los títulos cotizaban a 17,5 euros; este jueves cerraron a 29,5 euros. En el último año Amadeus se ha revalorizado el 14,25%. La operación que ha asegurado el 10%, pasara lo que pasara, se denomina collar y también protege el valor de las acciones en el momento de la firma de los contratos.

Con este dinero fresco se pagará el plan de transformación, según ha comunicado la compañía que preside Luis Gallego. La estrategia para relanzar la firma con sede en Barajas incluye varias partidas, como el reposicionamiento de la marca, pero la más costosa corresponde al despido colectivo que se articula mediante dos expedientes de regulación.

El último ERE, de carácter voluntario y que ya está pactado con los sindicatos, afecta a 1.427 personas. Cuando finalicen los dos procesos en marcha, la plantilla será un 20% menor.

Al inicio de la crisis, hace dos años, Iberia disponía de mil millones en caja para afrontar su transformación. Las contundentes huelgas y los constantes episodios de pérdidas consumieron los recursos con los que indemnizar a los trabajadores afectados y asumir grandes inversiones.