Israel decide dotar a sus líneas aéreas comerciales de contramedidas anti misil

Israel decide dotar a sus líneas aéreas comerciales de contramedidas anti misil

El Gobierno invertirá entre 1 y 1,5 millones de euros en la protección de cada avión de pasajeros, según fuentes militares hebreas

Redacción

20/11/2011 - 22:15h

El Al y otras compañías áéreas de Israel están reforzando sus medidas de seguridad a bordo de sus aeronaves para combatir la amenaza potencial que suponen los misíles tierra-aire portátiles. Desde la finalización del conflicto de Libia se ha intensificado el grado de peligro -advierten fuentes militares israelíes citadas la pasada semana por la agencia Reuters- que supone el tráfico ilícito de este tipo de armamentos.

Hasta tal punto existe un nivel de concienciación, que el Gobierno hebreo habría decidido gastar entre 1 millón y 1,5 millones de euros por aeronave comercial para acondicionarlas y dotarlas del sistema C-Music, un láser encargado de cegar a los misiles que buscan fuentes de calor.

En 2013 espera tener equipada a toda la flota con estas contramedidas disuasorias, según las mismas fuentes citadas por Reuters y que también recoge Europa Press.

La dirección de la compañía aérea El Al en España ni ha confirmado ni ha desmentido esta eventualidad. A preguntas de 02B, su director declinó este viernes hacer comentario alguno relativo a cuestiones de seguridad.

israel ya intentó implementar el sistema Flight Guard de bengalas disuasorias a bordo de sus aeronaves civiles, tras el intento de Al Qaeda de derribar con un misil portátil un avión con turistas israelíes en Kenia en 2002. Los servicios de inteligencia hebreos creen que el conflicto de este año en Libia ha dado alas al tráfico de misiles de esta naturaleza, que podrían haber caído en manos de grupos palestinos y de facciones de Al Quaeda en el Sinaí. 

Una década con la TSA

Por otra parte, el incremento de las medidas contraterroristas ha tenido este fin de semana otro episodio marcado en el calendario. Se han cumplido diez años desde la creación de la Transportation Security Administration (TSA), la agencia de control de pasajeros en los aeropuertos de los Estados Unidos, que de manera inmediata siguió al atentado de las Torres Gemelas de Nueva York.