La adjudicataria del BiciMad: sin web y con números rojos

La adjudicataria del BiciMad: sin web y con números rojos

Bonopark compró el sistema informático a una empresa en quiebra y ni siquiera tiene presencia en internet

David Placer

Madrid

01/07/2014 - 00:04h

Ana Botella en la presentación del Bicimad.
Bonopark, la empresa que ganó un contrato de 25 millones de euros con el Ayuntamiento de Madrid para desplegar la red de bicicletas públicas de la ciudad, arrastra números rojos en sus últimos resultados de cuentas. La explotación de resultados el año 2012 arroja un saldo negativo: -20.792 euros, según los datos publicados en el Registro Mercantil.

A la compañía, que también ofrece el servicio de bicicletas públicas en San Sebastián, le ha quedado grande, hasta los momentos, el traje estrenado en Madrid. Desde el lunes 23 de junio cuando se inauguró el servicio de bicicletas públicas BiciMad, el sistema no ha podido funcionar con normalidad y las incidencias y los problemas técnicos han sido constantes.

Las paradas suelen tener dificultades para entregar las tarjetas de funcionamiento y las pantallas de los tótems a menudo están paralizadas o dan problemas de conexión. Los últimos días también han mostrado videos pornográficos, según ha reconocido la propia empresa gestora del servicio, que ha pedido disculpas a los usuarios.

Bonopark, que deberá gestionar 1.500 bicicletas en la primera fase de iniciación del servicio BiciMad, pero que tendrá que extender el sistema a prácticamente toda la ciudad, cuenta con un aval tecnológico discreto y débil. La empresa no tiene ni siquiera una página web como carta de presentación. “Ya tenemos casi todo hecho, pero no nos ha dado tiempo de lanzarla”, explica una de las portavoces de la empresa.
 
 
Las asociaciones empresariales de la bicicleta han denunciado el contrato con Bonopark
 
La adjudicación ya ha tenido las primeras consecuencias. La Asociación de Marcas y Bicicletas de España (AMBE) ha presentado una denuncia ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) por la adjudicación del servicio. La asociación, que agrupa a fabricantes y distribuidores de bicicletas, asegura que el proceso se ha llevado a cabo de forma irregular y entiende que se ha vulnerado el derecho a la libre competencia.

La asociación entiende que Bonopark no tiene la solvencia técnica ni económica para encargarse de un proyecto de la envergadura de Bicimad. El sistema informático ha sido provisto por la empresa estadounidense Alta Bicycle que se encuentra en situación de quiebra, según ha denunciado la asociación empresarial.

Las compañías del sector entienden que el Ayuntamiento ha exigido a Bonopark condiciones de negocio inasumibles a largo plazo, algo que ya sucedió en Barcelona con el servicio de bicicletas públicas Bicing. El ayuntamiento catalán tuvo que ajustar al alza el contrato con la empresa explotadora del servicio, Clear Channel, para que la compañía ejecutara las mejoras básicas y técnicas.