La ampliación de El Prat convierte al aeropuerto en una zona recreativa

La ampliación de El Prat convierte al aeropuerto en una zona recreativa

AENA prepara un concurso para adjudicar un campo de golf y un espacio de ocio

Redacción

21/05/2012 - 20:18h

El aeropuerto de Barcelona busca alicientes para situarse como un gran punto de conexiones internacionales. Tras la apertura de la Terminal 1 en 2009, AENA está ultimando algunas propuestas que consoliden la infraestructura. Entre ellas figuran la apertura de un pequeño campo de golf así como la de una zona recreativa que incluya restaurantes, tiendas y otros negocios.

Las previsiones iniciales de AENA, tal y como avanzó esta semana el diario El País, indican que el concurso del campo de golf se realizará a lo largo de 2013 y que la obra debería estar lista para estrenar al año siguiente. Más próximo se encuentra la puesta en funcionamiento de una zona recreativa. La concesión se llevaría a cabo tras el verano. Los trabajos de urbanización ya se han realizado en esa zona y ya se puede ver parte de un aparcamiento.

Ubicación

El campo de golf iría encajonado en las 18 hectáreas que el aeropuerto posee ntre el mar, la valla del perímetro que sigue paralela a la pista de aterrizaje más cercana a la costa y dos zonas protegidas. El campo sería más pequeño que uno tradicional de 18 hoyos y se podrá recorrer en una hora y media, ideal para que puedan aprovecharlo los pasajeros que hagan conexión en Barcelona.

Por su parte, la zona de establecimientos se ubicaría al final de la pista de aterrizaje. Según los cálculos de AENA, se podrían construir restaurantes con una superficie de hasta 4.000 metros cuadrados, donde se podría incluir también alguna piscina y áreas de pícnic.

Fuerte inversión, larga concesión


El Prat indica que la inversión es importante pero que se compensará con una concesión a largo plazo de 20 o 25 años. Con esta iniciativa se espera complementar los ingresos del aeropuerto, que el año pasado cerró con unas pérdidas de 21,9 millones de euros, tras ingresar 440 millones. Las cargas financieras derivadas de sus 1.699 millones de deuda produjeron el resultado negativo final.