La CE rebaja a 1,5 y 2 euros el coste por pasajero de los derechos de emisiones aéreas

La CE rebaja a 1,5 y 2 euros el coste por pasajero de los derechos de emisiones aéreas

Bruselas se muestra firme ante las amenazas de EEUU y niega que sea un impuesto

Carol Pérez San Gregorio

11/11/2011 - 12:27h

La Comisión Europea ha querido tranquilizar a la industria y a los parlamentarios de los Estados miembros respecto a la entrada en vigor el próximo 1 de enero de 2012 del régimen de comercio de derechos de emisión (ETS). Según explicó el jueves la comisaria de cambio climático, Connie Hedegaard, las cifras que han publicado diferentes medios estadounidenses son falsas y el coste será equivalente a 1,5 euros por pasajero en un vuelo Londres-Nueva York o de 2 euros para un Francfort-Pekín.

El Ejecutivo comunitario no se ha planteado recular en la aplicación de esta polémica legislación, pese a la crisis económica que azota el continente porque, a juicio de la comisiaria, la eficiencia energética redundará en un crecimiento más sano. Asimismo, destacó que, pese a las declaraciones públicas contrarias de algunas aerolíneas, “en privado están cumpliendo los plazos” los más de 900 operadores aéreos afectados por esta legislación que se enmarca en la estrategia europea de cumplimiento de los objetivos de Kioto para la lucha contra el cambio climático.

Derechos equivalentes a 20.000 millones de euros

Ante la comisión de Transportes del Parlamento Europeo, Hedegaard recalcó además que las compañías aéreas conocen cuántos derechos de emisión recibirán gratuitamente cada año hasta 2020, que suponen casi el 85 por ciento del total. A los precios corrientes del mercado, esos derechos gratuitos representan más de 20.000 millones de euros a lo largo de la década. En 2012 las compañías aéreas recibirán 0.6797 derechos de emisión por 1 000 toneladas/kilómetro, y a partir de 2013 hasta 2020 podrán disponer de 0.6422 derechos.

Para la comisaria, que reconoció que viajará la próxima semana a Estados Unidos para tratar el tema con las autoridades norteamericanas, las compañías aéreas deberían invertir el dinero ahorrado en la modernización de sus flotas, la mejora de la eficiencia de los carburantes y combustibles de aviación no fósiles.

Amenazan no comprar Airbus

Ante las preguntas de algunos eurodiputados, que temen que se intente evitar el sobrevuelo de Europa y el agravio comparativo para las aerolíneas que vuelen a Europa frente al resto, la comisaria reconoció que serían preferibles medidas mundiales pero mostró su impotencia ante el hecho de que los países terceros no hayan querido colaborar, e incluso amenacen con aplicar “medidas equivalentes en su territorio”. “Desde 2008 algunos países terceros como Estados Unidos se han opuesto, y aunque amenacen con no comprar más Airbus, no vamos a enmendar una decisión tomada entre los 27 estados miembros”, indicó.

La comisaria fue contundente: “La medida no va en contra del convenio de Chicago, no va en contra de Naciones Unidas y no es cierto que sea un impuesto. Si lo fuese, sería mucho más fácil de aplicar. La sentencia preliminar del Tribunal de justicia de la UE ha sido muy clara en este sentido, es un incentivo para que la aviación sea más eficiente y por eso comprarán sus emisiones”, concluyó.

A comienzos de noviembre, la Organización Internacional de la Aviación Civil (OACI), instigada por China y EEUU, pidió a la Unión Europea a excluir del sistema de emisiones a los vuelos operados por compañías no europeas que viajen hacia o desde un aeropuerto de la UE. Sin embargo, la Asociación de Aerolíneas Europeas pidió a los líderes políticos que aborden la inclusión del sector en el sistema europeo de comercio de derechos de emisión de gases contaminantes "como una prioridad medioambiental, no como un asunto político".